El pedido para que se conserve el galpón de la terminal ya recorre diarios nacionales

El insistente reclamo de un grupo de bahienses ya traspasó las fronteras de la ciudad. Ahora, la férrea oposición a la demolición del galpón se nacionalizó. Pese a que se anunció oficialmente su derrumbe, la medida no se concreta.
La oposición de un grupo de bahienses a la demolición del antiguo galpón de la Terminal San Francisco de Asís ya tiene repercusión nacional. La edición digital (trascripta a continuación) del diario Clarín publicó esta tarde detalles del insistente reclamo en contra de la medida anunciada, pero todavía no concretada, por parte de las autoridades municipales.

Vecinos de Bahía Blanca aguardan que la anunciada demolición de un galpón ladrillero de principios de siglo pasado, no se haga efectiva en los próximos días. Su lucha –publica Clarín- data desde noviembre del año pasado. El galpón es de un típico origen inglés y formaba parte de una estación de tren que unía los puertos de Rosario y Bahía Blanca.

"En ocho meses hubo distintos intercambios entre quienes quieren demolerlo y quienes no, pero no de forma directa sino a través de los medios de comunicación y hasta manifestaciones artísticas públicas", le explica la situación a Clarín.com Mario Minervino, vecino de Bahía, ingeniero civil, docente en temas de patrimonio arquitectónico y periodista.

La estación fue desafectada en la década del 60, y en los '70 se transformó en una terminal de ómnibus. Como en la actualidad se inauguró la nueva estación, el conjunto ferroviario volvió a quedar sin uso y la municipalidad, propietaria del terreno, decidió conservar parte de la estación pero demoler el galpón.

"Esta no es una pelea por un gran edificio ya que en Bahía hay otros más valiosos, pero el galpón es un símbolo de un bien que la comunidad considera propio, que es un referente histórico y que lo está defendiendo con uñas y dientes", afirma Minervino.

Los vecinos plantean que el galpón puede ser un espacio de usos múltiples, ya que no abundan en la ciudad. Proponen que se use para fines comunitarios, sociedad de fomento y destinos culturales, entre otras cosas.

Estudiantes de bellas artes eligieron como método de protesta distintas manifestaciones artísticas en la vía pública. Además, consiguieron la denominada banca 25 o banca del pueblo, que les da la posibilidad de ir al consejo deliberante y ser escuchados.

"Acá en Bahía hemos perdido 15 galpones desde los años 60'", cuenta Minervino. Y concluye: "Curiosamente los que viven cerca del galpón son de los pocos que están a favor de la demolición porque les hicieron creer en el lugar va a haber mucho ruido con los recitales, pero los demás nos preguntamos por qué no conservarlo, hasta cuándo vamos a seguir destruyendo la historia bahiense".

Comentá la nota