Un pedido de crédito para Salud generó dudas y debe ir Landete

Un pedido de crédito para Salud generó dudas y debe ir Landete
El nuevo ministro, Juan Carlos Behler, no pudo explicar para qué pedirán 70 millones de dólares al BIRF. Dicen que faltará plata.
Recién asumido, al flamante ministro de Salud, Juan Carlos Behler, le costó explicar algunos puntos del Presupuesto para su área, por lo que parte de su equipo -algunos que vienen de la gestión de Sergio Saracco- lo ayudó a salir a flote de las preguntas de los diputados.

Sin embargo, el silencio fue total cuando se lo increpó acerca del pedido de autorización de crédito con el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) por hasta 70 millones de dólares.

El requerimiento está incluido en el artículo 96 del Presupuesto como Programa de Fortalecimiento de la Red de Salud. "Yo asumí y me encontré con la pauta hecha por lo que hay cuestiones que no manejo", se disculpó Behler quien -no obstante- prometió regresar a la Legislatura el próximo lunes con respuestas y acompañado por el subsecretario de Planificación, Ricardo Landete, y de los tres directores de los principales hospitales de la provincia.

Landete, que es cuñado del gobernador, Jaque fue ayer uno de los grandes ausentes en la presentación y defensa que el equipo de Salud hizo de su presupuesto. Sin embargo, el lunes será la pieza clave para responder qué programas se encararán con los alrededor de $280 millones que se podrían solicitar al BIRF (ver aparte).

En líneas generales, a los legisladores les disgustó la ausencia del subsecretario debido a que se había convertido en uno de los principales problemas para el ex ministro Saracco por la fuerte interna que había entre ellos.

Aunque los funcionarios aclararon que la ausencia de Landete se debía a que la cita era sólo para el ministro, Behler acudió con buena parte de su nuevo y miembros del anterior, incluido el subsecretario de Gestión de Salud, Pedro Masman, el principal encargado de intentar responder las dudas de los legisladores.

"Nos preocupa que no tengan respuesta para esta cuestión", comentó el diputado radical Roberto Infante. El legislador anticipó que el lunes intentarían dilucidar los objetivos de ese artículo del presupuesto pero -hasta entonces- aseguró que de ese modo no podían permitir la aprobación del mencionado punto. En este sentido -y a falta de mayores datos- una de las propuestas consistió en que el Ejecutivo envíe un proyecto por separado para este tipo de financiamiento.

Así, la comisión de Salud del Senado -que ayer se quedó afuera de la reunión por haber estado en sesión- junto con los diputados que deseen sumarse tratarán de encontrar respuestas a este conflictivo ítem para ver si le dan el visto bueno o si le bajan el pulgar.

Probabilidad de déficit

Las dudas sobre el crédito en dólares fue sólo uno de los puntos planteados por los legisladores al flamante ministro. Es que muchos aprovecharon la reunión para realizar pedidos concretos y preguntas con respecto a la situación de Salud que no siempre se pudieron responder.

Una de las ideas más repetidas fue que el presupuesto estipulado no alcanzará para cubrir los gastos y muchos opinaron que "en julio tendrían que estar aprobando una partida extra". Sucede que la pauta actual para Salud es de $893 millones cuando el año pasado se votaron gastos por $774 millones.

Alexandre Maza, diputado cobista, señaló que lo ejecutado en 2009 fue de $885 millones, por no mencionar la existencia de una deuda sin imputar con los proveedores por $25 millones, cifra reconocida por el oficialismo. "Si sumamos lo ejecutado con la deuda no registrada nos da un total de $910 millones. Es decir que para este año se estarán votando $17 millones menos de lo realmente gastado el pasado", sintetizó el legislador.

Por otro lado, los diputados no se quedaron conformes con el escaso monto destinado a los centros de salud, cuando el discurso oficial pasa por fortalecer a los efectores primarios y descomprimir a los principales hospitales.

"Un hospital gasta lo mismo que todos los centros departamentales", opinó el cobista Gerardo Soria, molesto porque se compararon los logros de 2009 con los de 2007 (último año de la gestión Cobos) de una manera -según su visión- "bastante injusta".

Comentá la nota