Con pedido de aumentos salarial, asumió la CGT “paralela”.

Con pedido de aumentos salarial, asumió la CGT “paralela”.
El macrista Gustavo Gonzales cuenta con el apoyo de una veintena de gremios. Aseguran que la elección que encaramó a Larramendi, de Camioneros, no se ajusta a los reglamentos
“Nosotros no venimos a confrontar, sino a aunar criterios para defender los derechos de los trabajadores de Pilar”, sostuvo Jorge Herrera, titular de UATRE y uno de los motorizadores de la asunción de la CGT “paralela”.

Este Confederación, que cuenta con el apoyo de una veintena de gremios, se hizo cargo el viernes pasado luego de que negaran la validez de la anterior, la que era conducida por el Secretario General de Camioneros Pilar, Oscar Larramendi (ver http://www.pilardetodos.com.ar/2009020

7/cgteleccionnota.html).

Ahora, el macrista Gustavo “Canario” Gonzáles fue designado en un acto celebrado en el camping del Sindicato de Alimentación como nuevo conductor de la CGT local, que cuenta con el apoyo de sectores del peronismo anti K, el duhaldismo y el PRO.

A sabiendas de que la asunción de la CGT “disidente” se da en el marco de una solapada lucha entre los gremios, que también pugnan por espacios de poder político, Gonzáles pidió la unidad de todo el movimiento obrero, al tiempo que reclamo que “en el marco de la CGT pilarense no se hable de política, sino de los trabajadores y sus problemas”.

Aumentos

Herrera, por su parte, quien además es titular de las 62 Organizaciones Peronistas, pidió que todas las CGT se encolumnen detrás de un pedido urgente de aumento salarial, y que se frenen los despidos.

“Hay peligros que acechan al movimiento obrero que nos afectan a todos y no alcanza con pedirle a las empresas que no echen gente. Hay que aplicar políticas que satisfagan las necesidades de los trabajadores. Las empresas meten procedimientos de crisis que sólo apuntan a perjudicar a los trabajadores. Nosotros no respondemos en Pilar ni a la CGT de Hugo Moyano ni a la de Luis Barrionuevo. Lo único que nos interesa es el trabajador”, finalizó.

Larramendi, por su parte, se mostró sumamente molesto por la conformación de la nueva CGT, y les pidió públicamente que muestren los documentos que los avalan como tal.

“Yo tengo los papeles, hay que ver si ellos pueden decir lo mismo”, castigó Larramendi.

Comentá la nota