Las peatonales se convirtieron en una vidriera proselitista sabatina

Las fuerzas políticas que competirán en las elecciones del 28 han tomado las peatonales de San Miguel de Tucumán como una vidriera sabatina para repartir votos, difundir propuestas y exhibir a sus postulantes.
Durante la mañana de ayer, la mitad de las agrupaciones que competirán en los comicios parlamentarios nacionales habían desplegado pancartas y mesas en Mendoza al 600 y en Muñecas al 100. En promedio, había un puesto proselitista cada 30 metros.

"Estamos gratamente sorprendidos. La gente se acerca a pedirnos el voto, lo guarda y se lo lleva", cuenta, entusiasmado, Rolando Palomino. Al lado del afiche que promociona a Osvaldo Cirnigliaro y a Julio Díaz Lozano, el dirigente laborista destaca que su partido se jugó a imprimir sus votos antes de la fecha de oficialización. "Eso nos permitió repartir las boletas desde el 23 de mayo", consignó.

Ubicado prácticamente al lado, Héctor Manfredo, candidato a diputado de Izquierda Unida, afirma que en la calle no se siente clima electoral. "Muchos no sabe qué se elige el 28. Sin embargo, nuestra propuesta tiene muy buena aceptación y la gente se acerca no sólo a preguntar por nuestros proyectos sino a acercar propuestas. Y notamos que tiene mucha bronca contra el Gobierno", revela.

En ese momento, se escucha el grito de un transeúnte anónimo: "fuera los corruptos de la Nación".

Mixturas de microcentro

Las peatonales están inundadas de paseantes y compradores, vendedores de plumeros y de cubanitos con dulce de leche, señoras con bolsas en una mano e hijos en la otra, trompetistas y bombistos, presumidas y mirones, policías y punguistas, promotoras y floristas, vendedores de telekinos y payasos con globos.

Un enorme cartel promociona a los candidatos de FR. Al lado, a Claudio Viña, postulante a diputado, dos jubilados le piden que visite el barrio Mutual Policial. La chica que pide cinco votos sorprende a Ricardo Bussi, candidato a senador, con un piropo ("sos más lindo que en el afiche"), y él se sonroja, con el cartel azul de fondo.

"La gente nos dice que quiere que se reinstaure el Servicio Militar Obligatorio y que las Fuerzas Armadas combatan la inseguridad y las drogas", asegura el legislador.

Al democristiano José Manuel Páez tampoco le va mal. LA GACETA lo sorprende cuando una vecina lo alienta a que siga con su prédica y le pide un autógrafo. "En el interior estamos muy bien parados y en la capital le ganamos al oficialismo. El Acuerdo Cívico y Social va a llevar representantes a las dos Cámaras del Congreso de la Nación", afirma con optimismo.

Fernando Ramos sostiene un cartel gigante que promociona a Federico Masso como candidato a senador del Movimiento Libres del Sur. "Hay crisis de gobernabilidad en la Nación y la ciudadanía repudia a los políticos. La apatía es notoria en la gente. Pero a las nuevas expresiones, como la nuestra, le manifiesta su apoyo", relató.

Florencia Costilla, del Partido Obrero, dice que lo que más moviliza a los tucumanos son las consignas de lucha. "Por ejemplo, agitamos material referido al reclamo industrial para que se profundice la devaluación del peso. Y muchos se acercaron para debatir y compartir nuestra postura", afirmó.

Cerca, en la mesa del Partido Humanista, Bernardo Lobo Bugeau dice que la gente sí se interesa por la campaña electoral. "Lo que me sorprende es que para muchos de los que se acercan, un debate central sigue siendo el de las retenciones. En definitiva, la pelea entre la Nación y el campo", advierte.

Comentá la nota