Peajes: la licitación viene con fuertes aumentos

Las nuevas concesiones viales que comenzarán a definirse en una semana vienen con una "perlita" tarifaria que impactará en los bolsillos de los usuarios.
Para hacer más atractiva la licitación, el Gobierno aprobó un esquema de ajustes anuales que prevé aumentos de hasta el 441% en los peajes de las rutas nacionales.

Las actualizaciones tarifarias para los corredores viales más transitados del país arrancarán en enero de 2010 con incrementos que van del 21 al 108%. Luego vendrán retoques anuales hasta el 2014 que, en la mayoría de los casos, implicarán subas del 150 al 441% respecto a los peajes actuales.

Según explicaron los técnicos del ministerio de Planificación, lo que se busca con los nuevos cuadros tarifarios es la "unificación" de todos valores que se cobran en las cabinas de las rutas.

Actualmente, los peajes para los automóviles oscilan entre $ 1,30 y $ 3,30. A partir del año que viene, la dispersión tarifaria comenzará a reducirse y en la mayoría de las estaciones los autos pagarán entre $ 2,50 y $ 3,50. Y al término de los ajustes que se extenderán hasta el 2014, los peajes de todas las cabinas tendrán un valor homogéneo de $ 6,50. La única excepción será el cruce del puente que une Chaco y Corrientes, cuyo valor actual de $1,20 Y se elevará sólo a $ 3.

Tras acumular varias demoras, la licitación para elegir a los nuevos concesionarios ingresará en la etapa final a partir del próximo viernes. Las empresas que compiten por los ocho corredores en que se dividió la red nacional son las siguientes: Homaq, Iecsa, Roggio, Corsan-Corviam-CCI, Esuco-Contreras-Burgwardt, Chediak-JCR, Corporación América, Equimac-Coarco, Supercemento-Petersen- Polan, Dycasa-Perales Aguiar, Decavial-Vialco y Cartellone.

Para esta licitación, el Gobierno diseñó un mecanismo muy similar al de la época menemista. Ahora los nuevos concesionarios tendrán que realizar el "mantenimiento de rutina" y todas las obras de "mejora, reparación y ampliación".

La diferencia con las concesiones de los 90 es que antes todos los recursos salían de los peajes, en cambio ahora las obras de fondo las afrontará el Estado. Si los números oficiales son correctos, el desembolso máximo que deberá hacer el Estado en los próximos 6 años para cubrir las obras estructurales será de $ 9.726 millones.

Comentá la nota