El peaje en la Riccheri aumenta un 112,5% en las horas pico

A casi cinco meses de haberlo anunciado, el Gobierno aprobó ayer el nuevo cuadro tarifario del acceso Riccheri que contempla una suba de hasta el 112,5% para los peajes que pagan los automovilistas.
Al igual que en los accesos Norte y Oeste que modificaron sus peajes a principios de año; los usuarios de la autopista Riccheri- Ezeiza-Cañuelas tendrán un nuevo esquema de tarifas que irá variando según las horas del día.

El peaje para los automóviles registrará durante las horas pico (lunes a viernes de 7 a 10 hacia Capital y de 17 a 20 hacia el GBA) un incremento del 112,5% y pasará de los actuales 80 centavos a $ 1,70. En cambio, en las franjas horarias normales el ajuste será del 62,5% y la nueva tarifa será de $ 1,30.

Las nuevas tarifas entrarán en vigencia a partir del sábado, una vez que la empresa concesionaria cumpla con las normas que la obligan a publicar los cambios durante dos días seguidos.

Las subas regirán sólo para los automóviles particulares. Motos, camiones y colectivos no tendrán cambios en sus tarifas.

Tras la aplicación de los nuevos valores, los peajes del acceso Riccheri seguirán siendo los más bajos del sistema metropolitano de autopistas.

El peaje más caro se registra en el acceso Norte y llega $ 4,50 en la hora pico. En el horario normal, los autos que transitan por la Panamericana deben pagar $ 3,40. En el caso del acceso Oeste, las tarifas diferenciales quedaron en $ 3,40 en las hora pico y $ 2,60 durante el resto del día.

En tanto, la única que hasta ahora no aumentó la tarifas y que difícilmente lo haga por la falta de inversiones y las elevadas quejas de los usuarios es la autopista Buenos Aires-La Plata, donde el peaje actual es de $ 1,90 en cada una de las dos estaciones troncales.

Según el decreto 614, una parte de los ingresos que se obtengan del aumento irán a financiar obras menores no previstas la concesión del acceso Riccheri. Entre otras figuran: una segunda calzada de acceso a Cañuelas, las ramas de ingreso y egreso en el peaje de Tristán Suárez y un nuevo acceso al Mercado Central.

La mayor parte de la recaudación adicional quedará para el concesionario por los mayores costos operativos que le reconoció el Gobierno desde 2005 al 2008.

Comentá la nota