Pavimento: no sabe, no contesta.

Hay vecinos que se preguntan si será a su cargo la repavimentación, pero no hay respuesta. Y están aquellos que reclaman porque forman parte del corredor de tránsito pesado, donde los camiones aceleran el deterioro.
Desde hace un par de semanas, vecinos de calle Colón del 700 al 1000 siguen sin tener respuesta en cuanto a quién se hará cargo del pago del pavimento en ese sector, ya que se trata de un trayecto por el cual circula tránsito pesado y por ende el deterioro es mayor, a la par que se quejan de la situación por los camiones y un galpón de depósito y balanza aledaño a las vías.

De todas maneras, no son los únicos vecinos que están preocupados por el posible cobro del pavimento, puesto que han visto comenzar los trabajos frente a sus viviendas y no han sido informados acerca de la modalidad de pago en caso de que sea cobrado.

Los reclamos tienen que ver conque no se ha informado sobre las cuadras afectadas, el tipo de trabajo a realizar en cada una y quién estará a cargo del costo, para lo cual no se abrió un registro de oposición a la obra ni tampoco se ha sancionado normativa alguna que fije el pago obligatorio.

Además, la obra ha sido encarada con fondos provenientes de la Nación a manera de subsidio, entonces no pocos vecinos suponen que la repavimentación no debería ser pagada por ellos.

El caso de quienes viven en Colón del 700 al 1000 tiene el plus del tránsito pesado, al igual que otros que también se quejan porque no existe control sobre la circulación de camiones con carga que aceleran el proceso de deterioro del asfalto.

Estos vecinos de Colón fueron la semana pasada al municipio y les dijeron en el Concejo Deliberante que en esta iban a tener respuesta, pero tampoco se les supo aclarar sus inquietudes. Allí recurrieron porque desde el Ejecutivo ni en Obras Públicas le respondieron lo que pretendían saber.

"Es vergonzoso que nadie sepa nada", se quejaron, y le apuntaron al secretario de Obras Públicas, con quien dijeron "no se puede hablar" y a "una secretaria privada que ni siquiera sabe lo que es un registro de oposición", por lo cual se mostraron sumamente molestos.

Sobre el tránsito de camiones con carga en ese sector, dijeron que es constante porque se utiliza una balanza que está "en un galpón mugriento" aledaño a las vías, por lo que utilizan también otras calles como Deán Funes, depende donde deban descargar, y además se estacionan en cualquier parte, mostrando fotos que lo atestiguaban y de cordones rotos por los acoplados.

Estas inquietudes están siendo compartidas también por vecinos de otros sectores de la ciudad donde se ha comenzado a trabajar para efectuar la repavimentación, todo debido a la falta de información desde el municipio acerca de los alcances de la obra y si tiene cargo a los frentistas.

Se sabe que el intendente y otros funcionarios mantuvieron una reunión días pasados con habitantes del Barrio Los Aromos, lugar que se pavimentará totalmente y ahí se informó acerca del cobro y que ese dinero será reciclado para aplicarlo a otras obras similares. No obstante, con el inicio de los trabajos las inquietudes se han ido incrementando y no hay información fehaciente al respecto.

Incluso, por lo que se escuchó ayer de las explicaciones brindadas a los vecinos, tampoco el Ejecutivo tendría en claro de qué manera aplicar el cobro al vecino y en qué casos lo hará, lo cual genera más preocupación todavía y además llama la atención que no se hubieran previsto estos mecanismos.

Por otra parte, con la mejora de las condiciones climáticas, se reiniciaron ayer los trabajos en distintos puntos de la ciudad y tienen que ver mayormente con la repavimentación y la ejecución del camino de circunvalación. Asimismo, y como los frentes de obra son cada vez más amplios, desde la Secretaría de Obras Públicas se recomienda circular con precaución.

Comentá la nota