Pavimento: no se avizora consenso.

Pavimento: no se avizora consenso.
Al menos hasta el momento no hay señales de la oposición a acompañar el nuevo proyecto. Acción Comunal ya se diferenció. El registro de oposición sale por decreto del intendente. Y si el resultado es positivo se sancionará la ordenanza del cobro por parte del oficialismo.
Se le ha complicado al vecinalismo lograr el consenso necesario para no tener que votar en soledad la declaración de utilidad pública y pago obligatorio del pavimento, ya que la oposición no tiene por ahora demasiadas intenciones de acompañar el nuevo proyecto elevado por el Ejecutivo.

De todas maneras, todavía puede tener alguna modificación que analiza el bloque, pero por ejemplo para Acción Comunal el registro de oposición a la obra no va, sino que pretenden que sea al pago directamente para que se equipare con quienes tienen sus cuadras intervenidas.

Y allí las posiciones son tan encontradas que a partir de ahí ya se supone que es imposible un consenso, entonces el vecinalismo será quien resuelva solo el cobro, ya que entonces el llamado a registro de oposición saldrá por decreto del Departamento Ejecutivo y estará disponible en la Municipalidad a partir de la semana próxima.

Ese registro de oposición será a la obra en su conjunto, es decir que se tomará un porcentaje sobre el total de los frentistas involucrados y eso determinará si se continúa con el pavimento o no, y si la negativa no reúne la cantidad suficiente requerida, se sigue asfaltando y todos pagan; pero si alcanza a ser mayor, solamente se terminan las calles intervenidas y el resto de lo proyectado no se hace.

Convenio

Por su parte, el convenio marco que firmaran la Nación con el municipio, para la "recuperación de pavimento y obras complementarias para 300 cuadras", en el marco del "Programa de asistencia financiera para la pavimentación de las áreas periurbanas de grandes ciudades", por el cual la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda se compromete a otorgar al municipio "un financiamiento no reintegrable" para la ejecución de la citada obra.

Asimismo, y entre otras cosas, se habilita mediante ese convenio a que el municipio proceda al llamado a licitación pública para la ejecución del proyecto de recuperación de pavimento, haciéndolo responsable de que "las obras se construyan y terminen en tiempo y forma", como así también suscribir "los correspondientes contratos de obra con las empresas que resulten adjudicatarias, efectuar la inspección y certificación de la obra", con lo cual la Nación no participa en nada más que transferir los fondos.

Y aquí viene lo más interesante. "Los fondos que la Nación transfiera para el pago de los certificados de obra serán depositados en una cuenta bancaria que el municipio deberá abrir en el Banco de la Nación Argentina, exclusivamente habilitada para el programa".

Entonces sobre ese punto se basa el vecinalismo para encuadrar legalmente el cobro en base a la ordenanza de obras públicas, ya que se sostiene que al ingresar esos fondos a las arcas municipales, aunque sean con destino exclusivo al pago de la obra, pasan a ser de su patrimonio y entonces está habilitado el Ejecutivo a recuperar lo que considere necesario.

Comentá la nota