Pavimentaron todas las calles del Tibiletti

Para los vecinos, la obra representa un gran cambio para el barrio de San Luis. Antes sufrían anegaciones cada vez que llovía. Además fueron inaugurados 450 metros de alumbrado, un badén, y un puente.
El acto de inauguración por las obras de pavimentación y alumbrado que el municipio de San Luis celebró el jueves a las 20 en el Tibiletti, y que también contó con la presencia de la intendente Alicia Lemme, ya era sólo un recuerdo. Ahora era el momento para que la gente pudiera saber qué es eso de caminar por calles hormigonadas después de una lluvia intensa y no a través un lodazal lleno de lagunas. Esta sensación de alivio fue el denominador común que El Diario encontró después de recorrer el barrio y dialogar con sus vecinos.

"La posibilidad de tener pavimento es el cambio más importante que encuentro" afirmó Camila Alaniz, una mujer que recién había dejado sus hijos al cuidado de su madre y aguardaba el colectivo. "Cuando llovía era todo un tema, se hacían pozos y ni siquiera los colectiveros se animaban a entrar al barrio. Acá, cerca del túnel, se hacia una laguna horrible. La gente no podía pasar ni caminando y tenías que desplazarte una cuadra para hacerlo" agregó. "La verdad es que estamos muy conformes con las obras que se inauguraron. Si bien en mi casa no tenía problemas con el barro, algunas zonas quedaban muy anegadas. Por lo tanto lo que más queríamos era que el barrio tuviera pavimento" coincidió Lidia Almeria después de hacer sus compras de la mañana en uno de los almacenes del barrio. Néstor Castro, un muchacho de secundaria alto y de expresión relajada, respondió que la pavimentación "quedó bonita y era lo que más se solicitaba" ya que "el tierral no se podía aguantar". En total fueron pavimentadas casi 19 cuadras del Barrio Tibiletti con una carpeta de hormigón de 15 centímetros de espesor que, según el municipio, reúne todas las condiciones de seguridad vial.

Además del pavimento fue inaugurada una extensión de 450 metros de alumbrado público y la instalación de 2 reflectores halogenados con protección antivandálica en un espacio recreativo. "Salir a comprar a la noche va a ser más seguro. Porque el barrio, al estar en un bajo, es en general una zona muy oscura. La luz de la autopista alumbra y ayuda bastante cuando los focos están quemados" dijo Alaniz. Cuando fue consultada sobre si cree que la gente cuidará las luminarias la respuesta fue que "están los que cuidan y los que no, como en todos lados; pero creo que el vecino que no cuida esto se perjudica a sí mismo"

Comentá la nota