El Paufe busca resurgir a un año de la prisión de Patti

Está en la cárcel desde noviembre del 2007 por crímenes de lesa humanidad. El partido en Pilar apuesta a renovar sus figuras y a recuperar el alto perfil en los medios.
Por estos días se cumple el primer año desde que el ex intendente de Escobar, Luis Patti, está en prisión acusado de cometer delitos de lesa humanidad durante la última dictadura.

Desde la cárcel de Marcos Paz, donde se encuentra a la espera de que su causa sea elevada a juicio oral y con pocas chances de obtener una libertad condicional tras el rechazo de varios recursos, Patti todavía lidera su espacio político, el Paufe, que por estos días busca su estrategia para no desaparecer.

Ayer, el Paufe de Pilar recordó el aniversario de la prisión de Patti con un escueto comunicado en el que le brindan su apoyo al líder preso.

"A un año de prisión de nuestro presidente del Paufe, Diputado electo Luis Abelardo Patti, la Comisión Distrital, militancia y adherentes del Paufe acompañan al señor Luis brindando nuestras fuerzas, confiando en la Justicia y en la democracia dando todo nuestro apoyo incondicional", señala el texto.

Por el momento, los dirigentes locales no tienen previsto volver a la organizar manifestaciones en reclamo de la libertad de Patti, como la que hicieron a principios de este año sobre la colectora de Panamericana. Tampoco desde el punto de vista jurídico avizoran demasiados resquicios para la interposición de nuevos recursos.

El principal interés del Paufe en la actualidad es sobrevivir a su crisis política -la peor en casi una década y media de existencia- y mantener los espacios de poder que aún conserva.

Para eso, plantea dos estrategias. Una será para Escobar, donde fue gobierno durante más de diez años. Allí volverá el hijo del líder encarcelado, Luis Patti (h), actual concejal de Pilar.

La otra apunta directamente a este distrito, donde incorporó recientemente al abogado Roberto Damboriana, una figura mediática y verborrágica con la que busca recuperar el alto perfil que supo caracterizar al partido.

Mañana será una prueba de fuego, a través de una conferencia de prensa en la que explicarán un confuso episodio que estuvo a punto de generar la renuncia del presidente de la fuerza, Daniel Tamagna (ver aparte).

La causa

Patti fue detenido a fines de noviembre del 2007, poco después de las elecciones. Quedó preso cuando se presentó ante los tribunales de San Martín para ser indagado en tres expedientes donde se investigan los secuestros y tormentos a los que fueron sometidos Diego Muñiz Barreto, Juan José Fernández, Carlos Daniel Souto, Guillermo D’Amico, Luis D’Amico, Osvaldo Tomás Arriosti y Gastón Roberto José Gonçalvez, entre los años 1976 y 1977 cuando el titular del Paufe era oficial subinspector en la comisaría de 1ª de Escobar, donde revistaba como oficial de calle.

Paradójicamente, la única buena noticia para Patti en estos últimos 12 meses de cárcel vino de la mano de la Corte Suprema de Justicia, con una medida de extremo garantismo: el máximo tribunal estableció que el Congreso no tenía facultades para impedirle asumir a Patti, lo que había hecho en 1995 cuando el ex policía había resultado electo.

Así, con los fueros recuperados, Patti salió en libertad en abril último. Pero sólo pudo estar en la calle poco más de una semana, hasta que la Cámara Baja votó su desafuero en tiempo récord lo que significó su vuelta a prisión, donde aún sigue junto a otras figuras emblemáticas del terrorismo de Estado como Miguel Etchecolatz o el ex sacerdote Chiristian Von Vernich.

Conferencia

El Paufe convocó para mañana a una conferencia de prensa, la primera en mucho tiempo. Allí dará las primeras explicaciones sobre una confusa situación que se arrastra desde hace una semana, en la que el presidente del partido, Daniel Tamagna, amenazó con renunciar. En el medio, trascendió una supuesta amenaza denunciada ante la Justicia. Un hecho tras el que varios dirigentes opositores ven una maniobra de marketing político.

Comentá la nota