Patrones pescadores pidieron a la provincia medidas de protección

El petitorio fue elevado a la ministra de la Producción, Debora Giorgi. Incluye desde la suspensión de nuevos permisos de pesca hasta la realización de mayores controles sobre embarcaciones deportivas que estarían realizando una pesca comercial encubierta.
Bajo el título "Creemos merecer una reivindicación, no una desaparición", la Sociedad de Patrones Pescadores de Mar del Plata elevó a la ministra de la Producción de la provincia de Buenos Aires, Débora Giorgi, un petitorio para que se aplique un paquete de medidas de protección al sector de las denominadas "lanchas amarillas".

El petitorio, al que tuvo acceso LA CAPITAL, incluye la suspensión del otorgamiento de nuevos permisos de pesca, así como la realización de mayores controles "sobre una cantidad innumerable de embarcaciones deportivas" que se encontrarían ejerciendo "pesca comercial encubierta, utilizando artes de pesca comerciales, uso indebido de cajones industriales y desembarcando el producto en sectores no habilitados".

Asimismo la entidad pidió la anulación de los permisos o autorizaciones otorgados en el marco de la resolución 253/08" y que "se solicite al gobierno nacional la declaración del sector de las lanchas amarillas como "de máximo interés social".

En el texto, Ignoto recordó que hasta el momento "ninguna empresa ha devuelto el recurso que el Estado le asignó indebidamente y tampoco el Estado hizo nada por redistribuir ese esfuerzo mal asignado, siendo hoy los más perjudicados de estas administraciones".

Ante esta situación, consideró que "por tradición, permanencia, eficiencia y derechos adquiridos en la actividad por sobre cualquier otro sector, corresponde que se nos brinde la misma oportunidad que se le diera a muchos, indispensable y legítima, para no desaparecer y seguir en el negocio de la pesca".

Medidas específicas

Al pedir la suspensión del otorgamiento de autorizaciones o permisos provinciales nuevos, el texto recuerda la vigencia de la resolución 253/08 y considera que es una medida necesaria "a efectos de evitar que la suma de los permisos otorgados a la fecha sobre las especies subexplotadas a toda la flota nacional sea mayor que los rendimientos máximos establecidos para cada una de ellas".

Según la Sociedad, esta suspensión debería extenderse hasta tanto se conozca la capacidad técnica instalada de captura autorizada en la Provincia de Buenos Aires para lo cual se debería analizar con el Inidep aspectos tales como cuáles son las subespecies subexplotadas.

En este contexto, se considera necesario hacer una "estimación de biomasa de cada una de las subespecies y su área geográfica de distribución dentro de la jurisdicción provincial con los mejores datos e información actualizada disponible" así como la "estimación de captura comercial recomendada de cada una de ellas según criterios biológicos y precautorios".

Asimismo pide que se defina "la captura comercial recomendada de cada subespecie según requerimiento del mercado interno y externo".

Por otra parte considera necesario realizar un amplio relevamiento de las embarcaciones que cuenten con autorizaciones de especies variadas en todo el litoral marítimo de la provincia de Buenos Aires, sean artesanales o comerciales, tengan o no permisos nacionales de pesca e incluso las que pertenecen a la flota uruguaya.

El listado que solicitan también incluye las embarcaciones deportivas registradas ante la provincia Buenos Aires y ante P.N.A. en todo el litoral marítimo de la provincia de Buenos Aires que operan en los diversos clubes o puertos deportivos.

Competencia desleal

Por otra parte, Ignoto considera que para evitar la "competencia desleal que se viene dando en Mar del Plata hacia las embarcaciones costeras" debe hacerse cumplir la disposición 217/07 del ministerio de Asuntos Agrarios, la resolución 30/99 y la disposición 19/96, ejerciendo controles permanentes a través de la Dirección de Fiscalización Pesquera Provincial en coordinación con la PNA, Senasa, Zona Sanitaria VIII y la dirección de Transito de la Municipalidad de General Pueyrredón y de otros municipios costeros".

Según la Sociedad, tales controles deberían realizarse "sobre una cantidad innumerable de embarcaciones deportivas con licencia categoría costera menor marítima que ejercen pesca comercial encubierta, utilizando artes de pesca comerciales, uso indebido de cajones industriales y desembarcando el producto en sectores no habilitados, como clubes deportivos o playas".

En este sentido consideran necesario "evitar propiciar que exista una costa liberada para actividades delictivas encubiertas, como contrabando y narcotráfico, que nada tendrían que ver con lo deportivo".

"Todo ello -enfatiza Ignoto- debe realizarse en el marco de un Plan de Acción Nacional para prevenir, desalentar y eliminar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada".

Máximo interés social

Por otra parte el dirigente solicitó que se suspendan o anulen "todos los permisos o autorizaciones artesanales otorgados en función a la resolución 253/08" y que se solicite al representante de la provincia de Buenos Aires en el Consejo Federal Pesquero que "analice declarar al sector de lanchas amarillas descubiertas con puerto de asiento en Mar del Plata como parte de uno de los sectores de máximo interés social".

Dicha medida debería adoptarse "en consideración a la particularísima situación inevitable y atendible de la emergencia declarada por la provincia de Buenos Aires por la ley 12.501, posterior a la aparición de la Ley Federal de Pesca, producto de la escasez de recurso frente a Mar del Plata.

Por otra parte consideran necesario "intervenir para que no se modifiquen las condiciones actuales de trabajo, zonas de operaciones, caladeros natural declaradas en los partes de pesca diarios y fiscalizados por esa dirección, modalidad de carga, transporte, uso de mayados tradicionales, artes de pesca autorizados y zonas de arrastre autorizadas".

Reserva de cupos

Más adelante, Ignoto solicitó que "se reserve un cupo para cada una de las especies que se consideren subexplotadas para la provincia de Buenos Aires y para la Nación" y que se otorguen de acuerdo a un anexo elaborado por la institución, "conforme a los permisos nacionales definitivos e irrestrictos anteriores a la Ley Federal de Pesca".

Sobre este punto explicó que debería ser planteado por el representante de la provincia en el CFP "en consideración a las disposiciones de la ley 24.922 y a su espíritu que tiende a un aprovechamiento racional de los recursos vivos marinos, a la sustentabilidad de la actividad pesquera, a la conservación a largo plazo de los recursos y, tomando en cuenta los informes del Inidep que consideran subexplotadas las especies anchoíta, caballa, túnidos, subexplotadas".

Más adelante consideró necesario que se impulse "la revisión de todos los proyectos recomendados en la comisión mixta, preexistentes a la ley 24922, que darán una solución definitiva a los armadores históricos provinciales con permisos nacionales inadecuados" y que "se intervenga ante la Dirección de Policía de Seguridad de la Navegación de la PNA a efectos de rever o suspender la resolución 285/03 y la disposición 10/02 PNA para embarcaciones menores a 9 metros de eslora que operen en el área marítima".

En este sentido advierte que dichas disposición podrían implicar "que el día de mañana tengamos que lamentar muertes o desapariciones de personas innecesarias en el mar por crear hoy un puesto de trabajo, en la idea de regularizar situaciones con flexibilización de las normas de seguridad contrarias al espíritu mismo de salvaguardar la vida del hombre en el mar".

En este sentido enfatizó que "la necesidad de requerir a toda embarcación comercial el servicio pesca, el correspondiente CNSN y su respectiva integración a Marina Mercante con todas las exigencias que ello implica y que a nuestras embarcaciones también artesanales les han sido exigidas".

Por último la Sociedad considera necesario "intervenir para que se de estricto cumplimiento al artículo del decreto 3237/95 que establece como zona reservada para la pesca artesanal en la provincia de Buenos Aires el área comprendida hasta las dos primeras millas náuticas, contadas a partir de las lineas de base" así como restringir el uso de ciertas artes de pesca y el ingreso a la ZEC, entre las 3 primeras millas y las 12 millas de la costa y entre Punta Rasa y el 37ºS a embarcaciones con eslora mayor a 21,90 metros".

Preocupación por "blanqueo" de ilegales

"En los últimos años venimos observando con preocupación que se sigue avanzando en el proceso de cuotificación exponiendo a la pesca Nacional a una nueva transferencia de derechos públicos hacia receptores privados con dudosa solidez legal".

Así lo advierte la Sociedad de Patrones Pescadores, quienes advierten que los beneficiados por dicha transferencia van "desde los que hoy se dicen ser los nuevos pescadores artesanales hasta los que pretenden blanquear situaciones previas cuya resolución no queda explicitada de la mano de una concatenación de sucesivas resoluciones o disposiciones de autoridades pesqueras provinciales o nacionales en donde contrarían el espíritu que manifiestan sus considerandos con el propio articulado que resuelve en el mismo acto administrativo".

"En los considerandos de las resoluciones los funcionarios dicen lo que uno quiere escuchar, prometen lo que saben que no van a poder cumplir y terminan haciendo lo contrario a lo que escribieron, escucharon y prometieron -afirman más adelante los patrones pescadores-. Esta permanente dualidad nos permite inferir que se nos pretende desplazar de las cinco primeras millas náuticas como lo hicieron de Punta Rasa al 37º S".

Asimismo dijeron no entender "por qué la administración dejó crecer en los últimos cuatro años a los semirrígidos sin control en mar abierto mientras se pregonaba por la disminución del esfuerzo pesquero y estaban suspendidos supuestamente todos los permisos con resoluciones que respaldaban tal intensión".

En este sentido advirtieron que "hoy la administración dice que los que ejercen competencia desleal y pesca comercial encubierta son una realidad y pretende blanquearlos otorgándoles permisos nuevos bajo la figura de especies subexplotadas, contrariamente a lo sostenido desde el 2004 en el sentido de que no había permisos nuevos para nadie".

"Si se les otorgan los permisos detrás vendrá una zona que casualmente será la nuestra" advirtieron más adelante para finalmente vaticinar que "si lo permitimos, en poco tiempo van a quedar solamente los (buques) muy grandes, el bote y los veleros".

Comentá la nota