El patrimonio del secretario de Cristina creció 765% en seis años

En 2003, cuando llegó desde Santa Cruz, tenía $ 52.590. Ahora tiene $ 402 mil.
"Está todo muy claro en las declaraciones juradas que presento todos los años". Así le aseguró la semana pasada a Clarín Fabián Gutiérrez al argumentar que sus bienes, entre ellos una espectacular casa que se construye en El Calafate, están plenamente justificados con sus ingresos como secretario privado antes de Néstor y ahora de Cristina Kirchner.

Lo que muestran esos documentos, a los que tuvo acceso Clarín, es un crecimiento patrimonial del 765% en los últimos seis años que, en proporción, supera incluso al 572% que aumentó en el mismo lapso la fortuna de sus jefes.

Pero lo más curioso es que más de la mitad de sus inversiones se justificaron recién el año pasado con un préstamo y un segundo empleo que le dio Wilfrido Barijhoff, empresario de medios y hermano de Damián, hombre de confianza del íntimo presidencial Rudy Ulloa y coordinador nacional de la línea ultrakirchnerista Compromiso K.

En 2003, cuando Gutiérrez llegó desde Santa Cruz junto al matrimonio presidencial no tenía ninguna propiedad inmueble. Declaró entonces ahorros por $37.590 en el banco, un Chevrolet Tigra que valuó en $18.000 y una deuda con el Banco de Santa Cruz de $ 3.000. Una cuenta que arrojaba un saldo patrimonial de $52.590 pesos.

En su última declaración, firmada el 2 de julio pasado, el hombre que acompaña a sol y sombra a la Presidenta admite poseer cuatro terrenos en Santa Cruz, dos departamentos en Capital Federal, una moto de agua y ahorros en efectivo por $ 204.276. El total suma $ 1.419.754 pesos, de lo que hay que descontar una deuda hipotecaria de $297.362 con el Banco Nación y otra personal de $ 720.000 pesos con Barijhoff para obtener el saldo de patrimonio neto de $ 402.392.

Uno de los departamentos de Gutiérrez, soltero y de 36 años, está en Recoleta. Tiene 107 metros cuadrados y fue adquirido en 2007 a $ 332.000. El otro, en Constitución, de 28 metros cuadrados, fue comprado en 2008 a $ 101.640.

De sus terrenos en el Sur, el único conocido hasta ahora era el de 1.466 m2 en El Calafate, comprado en 2004 por apenas $ 10.995 como parte del generoso loteo de tierras fiscales que realizara el ex intendente Néstor Méndez, del que se beneficiaron muchos funcionarios y allegados al kirchnerismo. En ese pedazo de tierra con vista al Lago Argentino, Gutiérrez se está construyendo una casa de 480 metros cuadrados cubiertos, con pileta climatizada y otras comodidades que, según la denuncia del portal de noticias OPI Santa Cruz, costaría un millón de dólares.

Gutiérrez le aseguró a Clarín que la casa terminada no valdría más de US$ 300.000. Según su última declaración, hasta el año pasado llevaba invertidos en la obra $682.530 pesos.

También en el "lugar en el mundo" de la Presidenta, Gutiérrez tiene otra parcela, de dimensiones casi idénticas (1.470 m2), comprada en 2008 a $ 22.000. Una más, de 448 m2, está en la localidad de Hipólito Yrigoyen, más conocida como Lago Posadas, un destino idílico para los fanáticos de la pesca deportiva, que compró en sólo $ 513 (sí, quinientos trece pesos) y otra de una hectárea en 28 de noviembre, cerca de Río Turbio, que el funcionario adquirió el año pasado en 30.800 pesos.

A pesar de que reconoció ante este diario que obtiene algún ingreso eventual con la venta de autos, ese negocio no figura en su declaración. Y el único vehículo que figuró a su nombre en 2008 es una moto de agua, valuada en $ 35.000. Sí aparece, en cambio, aunque sin movimientos, la empresa Patagonia Gourmet, con la que en años anteriores operó sin éxito algunos bares.

Gutiérrez informó un ingreso de $ 151.381 en 2008 como secretario de Cristina y otros 55.347 pesos de viáticos.

Pero la novedad es que también declaró haber percibido 70.000 pesos como gerente de Komprometidos SRL, la sociedad de los hermanos Barijhoff que edita la coqueta revista Ka que se distribuye en todos los actos kirchneristas. Se ve que están muy contentos con su trabajo, porque también le otorgaron un préstamo de $720.000 pesos, esencial para justificar el crecimiento inmobiliario del secretario presidencial.

Comentá la nota