Patrimonio de los Kirchner otra vez en la mira

Luego del sobreseimiento dictado por Oyarbide, otro juez federal avanza en la investigación sobre una extraña empresa de consultoría que sería propiedad del matrimonio presidencial
Otro juez federal ordenó ayer investigar a la presidenta Cristina Fernández por presunta "incompatibilidad de funciones", en una causa que apunta a determinar si la jefa de Estado y su esposo y antecesor, Néstor Kirchner, integraron una empresa que brindaría servicios de consultoría a inversionistas durante sus mandatos.

La investigación es impulsada por el juez federal subrogante Marcelo Martínez de Giorgi, que pidió ayer informes a la Inspección General de Justicia sobre el funcionamiento de la empresa El Chapel SA, una sociedad radicada en Río Gallegos, Santa Cruz, en la que tendría participación el matrimonio Kirchner.

En tanto, el Gobierno a través del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, tildó ayer de "canallada" las críticas de la oposición al sobreseimiento dictado por el juez federal Norberto Oyarbide, en el marco de una causa por presunto enriquecimiento ilícito en relación al aumento patrimonial del matrimonio presidencial en los últimos años.

"Ahora esta sentencia está mal porque todo el mundo quería el escarnio público (de la pareja presidencial). Es una locura", reaccionó el funcionario frente a las críticas de la oposición, que amenazó con pedir el juicio político del juez Oyarbide.

Fernández consideró que Oyarbide es uno de los "muchos jueces federales de excelente prestigio" que tiene la Argentina. Y defendió, además, el fallo de sobreseimiento de los Kirchner al afirmar que la documentación presentada "demostró claramente que estaban las cosas en orden".

El jefe de ministros señaló que "la oficina Anticorrupción requirió la justificación patrimonial, se hicieron las presentaciones del caso y se propició un estudio pericial contable que lo llevaron a cabo los peritos oficiales de la Corte Suprema de Justicia de la Nación".

Tras asegurar que el fallo fue emitido luego de un pormenorizado análisis de la documentación presentada: "Todos los movimientos están bancarizados, no hay movimientos con dinero en efectivo", subrayó el funcionario e insistió en destacar que todo alrededor del patrimonio del matrimonio Kirchner "está en orden".

"Va la tercera vez que investigan el patrimonio" y en ningún caso hubo sentencia condenatoria, enfatizó el jefe de Gabinete.

En tanto, en la nueva causa por presunta "incompatibilidad de funciones en la que es investigada la jefa de Estado y su esposo cuando era presidente, el juez Martínez de Giorgi hizo lugar a medidas impulsadas por el fiscal federal Federico Delgado.

La existencia de la consultora El Chapel SA fue revelada hace poco más de un año por la agencia de noticias OPI Santa Cruz, que indicó que "Máximo Kirchner, su padre Néstor Kirchner y la actual presidenta de la Nación, su madre, Cristina Elizabeth Fernández de Kirchner, constituyeron en Río Gallegos una nueva sociedad dedicada a la Consultoría, actividades Financieras y de Inversión".

Entre las medidas de investigación, el juez reclamó también al Registro Público de Comercio de Río Gallegos datos sobre los contadores que prestarían servicios para el matrimonio Kirchner.

En medio de la polémica por las investigaciones judiciales que rodean al matrimonio presidencial y una serie de fallos en contra de la ley de Medios Audiovisuales, el ministro de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Fayt, salió a aclarar que el fallo de Oyarbide es apelable y, en última instancia, decidirá el supremo tribunal.

Fayt calificó a Oyarbide como "un buen juez", pero reservó para el máximo tribunal la última y definitiva revisión del fallo mediante el cual fue sobreseído el matrimonio Kirchner en la investigación por presunto "enriquecimiento ilícito".

"Oyarbide en principio es un buen juez que puede equivocarse. Todos los jueces de primera instancia son revisados por la Cámara y luego por la Corte", señaló Fayt en declaraciones a la prensa en la puerta de su domicilio.

"Necesidad imperiosa"

El juez federal Norberto Oyarbide consideró "imperioso" dictar el sobreseimiento del matrimonio Kirchner luego de entender que no había pruebas para pensar que la Presidenta y su antecesor y marido se hubieran enriquecido ilícitamente durante el último año de forma "apreciable". Así se desprende de la resolución de 18 hojas que fue difundida ayer por el sitio de noticias de la Corte Suprema de Justicia y en donde se revelan los fundamentos de Oyarbide para firmar los sobreseimientos, lo que le está costando severos cuestionamientos.

El juez explicó que no necesitaba llamar a la Presidenta o su marido a una indagatoria para resolver su situación procesal y podía, directamente, resolver el cierre de la causa. Pero además otro de los puntos curiosos que surgió de la lectura del fallo fue la forma en la que el juez explicó por qué no había enriquecimiento ilícito.

"No encuentro elemento alguno que no me permita descartar con la certeza del caso la configuración del ilícito denunciando, resultando por lo tanto legalmente imperioso proceder a decretar el sobreseimiento de los aquí imputados", escribió.

El lunes, Oyarbide decidió cerrar la causa que se había abierto el 15 de julio pasado, con la denuncia del abogado Enrique Piragini, luego de que diversas notas periodísticas informaran que en la última declaración patrimonial efectuada por "la señora Presidenta se evidenciaba que el matrimonio presidencial había incrementado su patrimonio en relación a lo declarado el año anterior en aproximadamente un 158 por ciento".

Comentá la nota