La patria piquetera, una salida laboral

En estos tiempos en que la ciudad crece, modifica el aspecto que mostró durante años, los detractores de la gestión de Ramón Rioseco parece que se quejan sin razón, que exageran pequeños errores.

Es cierto que el Gobierno del actual jefe comunal trajo progreso para la localidad como hace más de dos décadas no ocurría. Desde la gestión de Adolfo Grittini, para ser más específicos.Más allá de la ideología que profesan los dos jefes comunales, bien distintas e incluso opuestas, ambos interpretaron que igualar hacia arriba era la solución. Y en ambos casos recibieron recursos extraordinarios de la Provincia, Grittini cuando Neuquén ganó un reclamo judicial por la mala liquidación de regalías y llegaron "las joyas de la abuela" y Rioseco con los recursos que generan los nuevos contratos petroleros de la Ley 2615.

Con ese dinero supieron generar obra pública, instalaron semáforos, dedicaron recursos a los espacios públicos. Grittini en la plaza San Martín y Rioseco en los barrios.

Pero si bien los méritos deben ser reconocidos no por ello deben dejarse de escuchar las alertas que llegan respecto de algunas deficiencias.

El dato, aportado por el concejal Carlos Moraña y los ediles del MPN, respecto del aumento de fondos para subsidios sociales es preocupante. Bien podría decirse que en el último año hubo un incremento en las necesidades sociales producto de la crisis económica que se vivió en la zona, es llamativo que se dediquen cuatro millones de pesos para subsidios.

Son 833 subsidios de 400 pesos (denominados plus) a lo largo del año. Muchos más si se considera que abonen 150 pesos.

A ello hay que sumar los planes Jefes y Jefas de Hogar, el programa Familia de Nación y los innumerables programas sociales de provincia, que incorpora personas en diferentes funciones: el plan abuelos, cuidadores de ancianos, madres ciudadoras y muchísimos más.

¿Entonces cuántas son las familias que reciben asistencia social? ¿Por qué debieron incorporarse recursos por un millón de pesos? O la crisis afectó a la ciudad en una proporción mucho mayor a la que se puede percibir, por ejemplo, en los niveles de ventas minoristas o realmente hay abuso de la asistencia directa que se brinda.

En Cutral Co subyace lo que he denominado "la patria piquetera", personajes que están en todas las oficinas de asistencia social y se llevan buena parte de lo que se distribuye. Viven de ese "trabajo" y luego puede vérselos en cada protesta que haya en la zona. Un ejemplo bochornoso de la "patria piquetera" son los incidentes en el Tren Sanitario de esta semana.

Comentá la nota