Del Paternalismo al Autoritarismo.

El sistema político riojano fue mutando leve, pero sostenidamente en los últimos dos años. Todas las relaciones sociales se fueron configurando bajo un nuevo cariz, y el clima social se fue enrareciendo. Desconfianza, temor e inseguridad son hoy sentimientos generalizadas en el vínculo que une a representantes y representados. La cultura política riojana mudó del Paternalismo Caudillesco tradicional a un Autoritarismo liso y llano. Ante la ilusión de libertad, democracia y justicia, crece una nueva ciudadanía sobre la cual descansa toda la esperanza de cambio en La Rioja.
Para descubrir quien tiene realmente el poder en La Rioja solo basta asomarse al conflicto de los No Profesionales de la Salud. Luego de 58 días de lucha y con mucha vocación de diálogo, los trabajadores no logran que el Gobernador Beder Herrera los reciba.

La vicegobernadora Teresita Luna y el ministro Graselli, por su parte, han intentado jugar el papel de "pobres víctimas" de este conflicto. Pero los trabajadores, rápidos en reflejos, salieron a ponerlos en su lugar y nunca confundieron "incapacidad" con "falta de voluntad".

En realidad, la puesta en escena de Luna y Graselli son otra muestra de la soberbia que impregnan las actitudes de nuestros gobernantes. Sin duda, la misma se ha convertido en un mal endémico de nuestro sistema político.

Ya Aristóteles había advertido sobre la previsibilidad de esta evolución negativa desde el paternalismo hacia su forma impura de gobierno, el autoritarismo. En las últimas décadas, los estudiosos de las organizaciones humanas elaboraron una didáctica figura para comprender cómo se estructura en la práctica este sacrificio de las libertades individuales en haras de una desvirtuada percepción del líder y el poder.

Los teóricos de la psicología organizacional sostienen que todas las instituciones son pasibles de caer en la tentación de "La Tela de Araña". Veamos si se aplica esta figura a la realidad riojana.

La araña siempre se ubica en el centro estratégico de su tela, por una sola razón todos sus hilos conducen a ella. De esta manera, todo lo que toca la tela, hasta la más mínima vibración es una alerta inmediata.

Esto permite a la araña un control total de su universo. La araña esta al tanto de todo y todo lo que acontece en su universo esta sujeto a su decisión.

Nada escapa a esta regla. Ella define qué es una amenaza, qué es una falsa alarma y quién será su próxima víctima.

Llevado al plano de las relaciones humanas, todo lo que no es ella misma es pasible de ser clasificado: amigo, enemigo, comida. Y en los subordinados se crea una falsa percepción del poder mismo que creen manejar en función de su cercanía a la propia araña.

La ilusión es creer que uno puede moverse libremente por la tela araña. La idea de estar a salvo de la propia voracidad de la araña.

La realidad es que nada escapa a su control y a su propia naturaleza. La araña no es gregaria, no convive con otros individuos de su especie.

El único dato previsible de su conducta es que hará todo lo necesario para asegurar su supervivencia. Todos los demás son pasibles víctimas. Y en ello reside el secreto de su poder.

El problema en La Rioja (o de nuestra Argentina) es saber ¿Quién es la araña?, ¿Quién teje la tela que envuelve nuestros destinos? Y sobretodo, ¿Cómo desarmar su entramado de poder?.

Y las respuestas urgen porque el actual desorden institucional que esto genera, ha frenado toda posibilidad de desarrollo y crecimiento en la provincia. En medio de un proceso electoral, pareciera que las soluciones son claras. Pero no es así.

Basta hechar una mirada sobre el panorama que presentará el cuarto oscuro el próximo 28 de junio para entender que alguién pretende confundir al electorado a través de la ilusión de democracia que se esconde en las 37 listas colectoras que llevaran a Jorge Yoma como candidato a diputado nacional por el kirchnerismo, sin ni siquiera hacer ni un solo acto de campaña.

O el desatino institucional que significa que disputas de poder en el seno del Gobierno se diriman en elecciones generales. Y aquí surge nuevamente la soberbia en todo su esplendor. Con candidatos funcionarios que hacen uso de los recursos del Estado para financiar sus propios proyectos electorales. Y es tal el nivel de impunidad que los baña, que lo confiesan públicamente. O las internas generadas a traves de una supuesta unidad que ya mostró la hilacha y hoya 12 días de las elecciones presenta sus candidatos Q y sus candidatos L.

Entre la ilusión de Libertad, y el espejísmo Democrático, surge la figura mítica de la Justicia como esperanza última de los ciudadanos sometidos. Imagen que se destroza drásticamente al comprobar que nada escapa hoy, en La Rioja, al poder omnívoro de la araña.

Sin embargo, lejos de la desesperanza. Surge en la provincia una nueva ciudadanía que puja por sus derechos naturales. Aún en contra de todo pronóstico están allí, encadenándose a la Catedral, pidiendo justicia y seguridad, o manifestando el derecho a defenderse ante los atropellos de las multinacionales mineras. Están allí.

El próximo 28 de junio, el coraje de los padres del Federalismo, la herencia de nuestra sangre, podrá demostrarse en la intimidad del cuarto oscuro. Lejos, muy lejos de la peligrosa araña.

Ese día los riojanos podremos decir categóricamente que los hombres no somos insectos. Que la valentía y la dignidad, también forman parte de nuestro ser. Que queremos convivir unos con otros a pesar de las diferencias. Que existen leyes y queremos que se cumplan. Que a la voluntad del Poder, antepondremos el Poder Ciudadano. Que la decisión de ser víctimas o amos de nuestros destinos está en nuestras manos.

El próximo 28 de junio entre todas las propuestas que se oponen al oficialismo vamos a demostrarle al Poder, que el cambio está en nosotros, que cada uno de nosotros es el cambio. Y eso siempre es esperanzador.

Comentá la nota