"Pata" Medina le advierte a Moyano: "Puede haber incidentes en el acto"

El histórico rival del líder de la CGT dice que habrá enfrentamientos el día 30, aun cuando su gremio no concurra a la celebración del Día del Trabajador. Las peleas entre camioneros y obreros de la construcción.
A dos semanas del acto por el Día del Trabajador, Hugo Moyano empezó a moverse para garantizar el éxito de la concentración en la avenida 9 de Julio, al punto de difundir un spot televisivo en el que hace un llamado para que "los trabajadores tengan una representación como corresponde a una democracia", sosteniendo así la idea de contar con candidatos sindicales en las listas. En simultáneo, algunas voces parecen llamar a un boicot. Juan Pablo "Pata" Medina, jefe de la seccional La Plata de la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA), identificado con el duhaldismo, anticipó a Crítica de la Argentina que en el acto del 30 de abril pueden producirse enfrentamientos. "Seguro que pueden esperarse incidentes", advierte en diálogo con este diario. La frase cobra fuerza si se toman en cuenta sus antecedentes. El Pata Medina fue uno de los protagonistas del choque entre la UOCRA y Camioneros el 17 de octubre de 2006 durante el traslado de los restos de Juan Perón a San Vicente. El episodio quedó grabado en la memoria colectiva por las imágenes de un chofer de Camioneros, Emilio "Madonna" Quiroz, mientras disparaba contra un paredón de la quinta.

La advertencia de Medina, además, coincide con los temores de los "gordos" y los "independientes", dos sectores que integran la conducción de la CGT pero que dudan de acompañar a Moyano en el acto por posibles enfrentamientos, entre otros factores. Si bien en el entorno de Moyano dieron por seguro que el dirigente platense no irá a la convocatoria, el propio Medina se encargó de dejar abierta esa posibilidad. Incluso dijo que los incidentes podrían producirse aunque no concurran sus afiliados.

–¿Piensa ir con sus afiliados al acto?

–No pienso movilizar porque no comparto en nada lo que hace la CGT. Es una traición al movimiento obrero y no me presto a los dirigentes que son cómplices del poder de turno. Pero si hay una convocatoria para defender lo más sagrado, que es la fuente de trabajo, ahí estaré presente. Mi presencia no está descartada pero (la CGT) tiene que ser clara en para qué convoca.

–Cada vez que usted participa de un acto en el que están los camioneros, hay incidentes.

–Seguro que pueden esperarse incidentes. Si no va UOCRA La Plata, habrá otras seccionales y puede haber un enfrentamiento igual. No hace falta que esté el Pata Medina para que haya problemas, pero si estamos no vamos a aceptar provocaciones ni faltas de respeto. No queremos que nadie le falte el respeto al sindicato ni a los trabajadores.

Los enfrentamientos entre la UOCRA y Camioneros se remontan a 13 años atrás, y desde entonces se repitieron en varios de los actos que reunieron a los afiliados de ambas organizaciones. El 20 de agosto de 1996, una reunión del Comité Central Confederal de la CGT en el camping del sindicato de Comercio, en Ezeiza, terminó a los tiros entre dos bandos identificados con los choferes y los albañiles. Los sindicatos eran liderados entonces por los mismos dirigentes: Moyano y Gerardo Martínez, que en ese momento encabezaba también la central obrera.

Como consecuencia de la balacera, que se extendió por media hora, quedaron seis heridos. Un mes después, Martínez renunció a su cargo de secretario general de la CGT. Tres meses más tarde, los dos sectores volvieron a confrontar durante un acto frente a la sede de la Aduana. El albañil recibió un disparo en su pierna izquierda. En este caso, el que debió renunciar a su cargo en la central obrera fue Moyano, entonces secretario adjunto.

Luego se produjo la batalla de San Vicente, donde cobraron protagonismo nacional Pata Medina y Madonna Quiroz. El último episodio de violencia se concretó el 14 de mayo del año pasado, durante un acto encabezado por Cristina Fernández en la cancha de Almagro. Camioneros y albañiles se enfrentaron con palos y piedras mientras la jefa de Estado intentaba imponer su voz con una frase que pasó a la historia: "Por favor, los de la corneta, que dejen hablar".

–¿No le preocupan tantos antecedentes?

–No me importa si hay o no incidentes. Si la convocatoria es clara, no tengo dudas de concurrir el 30 de abril con mis compañeros. Pero que quede claro que yo repudio a los traidores como Moyano que se pegan al gobierno de turno. Soy la oveja negra, pero no de los trabajadores, sino de los traidores.

Comentá la nota