La pastera Botnia volvió a operar pero podrían sentirse malos olores en Gualeguaychú

La planta de pasta de celulosa de Fray Bentos retomó sus actividades luego de las tareas de mantenimiento a que fue sometida. La empresa de capitales finlandeses advirtió que podrían sentirse olores pero que no afectarán a la salud.
La pastera finlandesa Botnia retomó este domingo sus operaciones en la planta de Fray Bentos, tras la paralización de una semana para realizar tareas de mantenimiento y para amortiguar los efectos de la escasa demanda con motivo de la crisis financiera internacional. A través de un comunicado, la empresa adelantó que habrá malos olores en la zona de influencia –que podrían durar varios días–, pero que no afectarán a la salud de la población.

A través de un comunicado, la empresa anunció que comenzaría con el proceso de puesta en marcha de la planta de pasta de celulosa de Fray Bentos, tras la parada de mantenimiento anual que dispuso el 9 de noviembre. El proceso podría llevar varios días, porque implica el reajuste de equipos y dispositivos luego de su mantenimiento, por lo que también podría haber olores y ruidos en Fray Bentos, aunque se aclaró que “en ningún caso afecta la salud de los ciudadanos”, aseguró la empresa.

Este domingo se vivió un movimiento importante en la ciudad uruguaya, por la reincorporación de muchos trabajadores a la planta para realizar los trabajos de encendido de máquinas y puesta a punto, consignó el portal digital de la radio El Espectador. En los trabajos de mantenimiento, que se iniciaron el 9 de noviembre, trabajaron unos 500 técnicos uruguayos y 200 extranjeros.

La planta cumplió un año de operaciones en Uruguay ese mismo día, y estaba en stand by luego que la crisis financiera mundial provocara menor demanda y la consiguiente reducción del ritmo de producción de celulosa por sobrestock.

Por otra parte, la firma comunicó oficialmente que “considera detener la actividad en su planta de Kaskinen”, en Finlandia, debido a “la falta de disponibilidad de materia prima que está sufriendo el mercado finlandés”. Además notificó que “comenzará las conversaciones con sus empleados para analizar la situación y definir el destino de la planta de Kaskinen. En los últimos dos años, la escasez de materia prima y los crecientes costos de importación de madera obligaron a la empresa Botnia a realizar reducciones en el volumen de fabricación y paradas extraordinarias en todas sus plantas finlandesas. Esto ha restringido la producción y disminuido la rentabilidad”.

La firma explicó que “la disponibilidad de materia prima maderera a un precio competitivo continuará debilitándose y esto provocará restricciones aún mayores en el futuro. Llevar a cabo recortes en todas las plantas finlandesas de Botnia como se ha venido realizando, afectaría la rentabilidad de todas las plantas y de toda la empresa. Es por ello que se está considerando detener momentáneamente la producción en la planta de Kaskinen durante el primer trimestre de 2009 y como segunda alternativa, eventualmente cerrar la misma”, confirmó la propia Botnia.

Comentá la nota