La ley ya pasó las comisiones

Casi todos los senadores oficialistas estamparon su firma. Con mayoría en las cuatro comisiones que conformaron el plenario legislativo, el kirchnerismo rubricó el dictamen de mayoría del proyecto de Servicios de Comunicación Audiovisual que llegará el viernes al recinto del Senado, donde se dirimirá si se convierte en ley o regresa a Diputados con modificaciones.
Antes, los legisladores leyeron la nota enviada por el Grupo Clarín justificando su rechazo a la invitación, que había solicitado, en la decisión del oficialismo de no promover cambios en la iniciativa, y escucharon las duras críticas del interventor del Comfer, Gabriel Mariotto, a los grupos empresarios de medios de comunicación. Enfrente, como única señal de resistencia, la oposición dejó sus sillas vacías en el Salón Azul del Senado.

Sin la presencia de empresarios ni senadores opositores, el trámite no duró más de una hora. El díscolo oficialista Guillermo Jenefes, que dirigió el plenario, dio por cerrado el debate poco después de las once de la mañana. Jenefes ratificó que firmaría el dictamen de la mayoría en disidencia y fue el primero en rubricar el texto que reproduce, sin cambios, la media sanción que llegó desde la Cámara baja.

Uno a uno, la mayoría de los senadores oficialistas siguieron los mismos pasos. El bloque K logró mayoría en las cuatro comisiones del plenario. Aportó nueve firmas sobre quince integrantes en las comisiones de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión, y de Industria y Comercio; otras ocho, sobre el total de quince, en las comisiones de Presupuesto y Hacienda, y de Asuntos Constitucionales. Sólo los chubutenses se diferenciaron: Marcelo Guinle –al igual que Jenefes– lo hizo en disidencia parcial y Silvia Giusti no firmó el dictamen. El catamarqueño Ramón Saadi no estuvo en el Senado pero habría enviado una carta adhiriendo al dictamen de mayoría, aunque su firma no cambiaría el resultado de la Comisión de Industria.

El plenario se abrió poco después de las 10 de la mañana, cuando Jenefes leyó una misiva del director de Relaciones Externas del Grupo Clarín, Jorge Rendo. Allí, el grupo empresario hizo propio el argumento opositor de no concurrir, para exponer su posición frente al proyecto del Gobierno como lo había solicitado el vicepresidente Julio Cobos, ante la decisión oficialista de avanzar en la sanción de la iniciativa sin realizar modificaciones al texto que aprobó Diputados. La réplica llegó a través de Mariotto, que volvió a hacerse presente en el plenario por solicitud opositora. El titular del Comfer repasó los argumentos vertidos desde la oposición y las empresas contra el proyecto oficial a lo largo del debate parlamentario y sostuvo que el objetivo era "ganar tiempo" y conseguir "que de esto no se hable, que no se discuta". "No podemos ser ingenuos suponiendo que esos reparos pueden tener que ver con enriquecer el debate", afirmó Mariotto.

La intervención del titular de Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC) fue escueta. Ceferino Namuncurá explicó que "un uso eficiente del espectro seguramente va a saldar esa deuda con muchos operadores que tienen la voluntad de regularizarse". "Una de las cosas importantes que están contempladas en este proyecto es la migración a nuevas tecnologías y la digitalización", que permitirá "la multiplicación de las señales", precisó Namuncurá. Con el dictamen firmado, el jefe del bloque de senadores K, Miguel Angel Pichetto, enfrentó las preguntas de los periodistas. "Es una muy buena ley", respondió el rionegrino para defender la postura de no introducir cambios de Diputados y afirmó que "tenemos los votos para aprobar la ley", con el apoyo incluso de algunos aliados.

Pichetto defendió la decisión de Jenefes, porque tuvo "una posición muy correcta" al apoyar en general la ley aunque en el tratamiento en particular se diferenciará y votará en contra de varios puntos del proyecto. "Es una disputa política y en esa disputa política nosotros estamos del lado del Gobierno", agregó el correntino Fabián Ríos, que preside la Comisión de Presupuesto. Convencido de que no tendrá tropiezos para la aprobación en general del proyecto, la preocupación del oficialismo pasa por garantizar los votos para no resignar cambios en el texto durante la discusión artículo por artículo que se dará en la sesión especial, que Cobos convocó para el viernes 9 a las 11 de la mañana, a pedido del bloque K. El radicalismo ratificó que el lunes o martes presentará el dictamen de minoría que redactan contrarreloj. El peronismo anti K, nucleado en el Interbloque Federal, volvió a rechazar por "inconstitucional" la ley. Pero, a pesar de sus diferencias políticas, la oposición intentará reagruparse para dar en el Senado la última batalla por modificar artículos del proyecto.

Comentá la nota