El pasivo ambiental de Zárate y Campana El basural de Concaro por dentro

Desde 1972, según su propietario Hugo Concaro, los zarateños depositamos nuestros residuos domiciliarios en algún rincón de las 70 hectáreas de lo que alguna vez funcionó como la más importante tosquera de la ciudad.
A fines de la década del 90 se agregaron a los residuos zarateños los de la vecina Campana, sumando actualmente alrededor de unas 200 toneladas diarias de basura que se disponen a cielo abierto. En dos videos, recorrimos el lugar para que ustedes lo conozcan, viendo cómo trabajan las 100 familias que viven literalmente del basural, reduciendo los materiales que allí se vuelcan y cumpliendo una función ecólogica que debería hacer el Estado, pero para lo cual sólo hay sucesivos estudios de impacto que nunca concluyen en una solucion viable para nuestro habitat.

Más 40 camiones por día ingresan al basural. La mayoría son de las empresas a cargo de la recolección de residuos –Agrotécnica Fueguina en Campana y Cooperativa Eléctrica en Zárate-.

Pero también llegan algunos camiones de barrios cerrados o de alguna empresa que deposita sólo material asimilable a residuo domiciliario, como rezagos de madera.

"Nosotros no dejamos pasar a ningún camión que no sea de la zona ni que tenga algo raro como aceites o desechos industriales. Ustedes pueden ver que trabajamos con nuestros hijos, son todos sanitos porque estamos siempre al aire libre.", dice Miguel Campódonico, el líder histórico del grupo de cartoneros del basural desde hace más de 10 años.

Mucha razón no le debe faltar, aunque a simple vista resalta el olor penetrante de la basura, que ellos ya ni sienten y es su hábitat natural. A lo largo de todo este tiempo fueron muchos los proyectos para levantar allí una planta de reclije de residuos, pero nunca se concretaron. "Nosotros no tenemos ningún problema en que hagan la planta, siempre que no nos dejen sin trabajo. Igual eso va a llevar muchos años, van a comenzar con la basura nueva y de apoco se a remediar todo el basural, que es lo que lleva más tiempo", dicen casi a dúo Hugo y Miguel, el dueño y el cartonero, ambos con la piel curtida por el mismo sol de andar a toda hora por el predio abierto, sin árboles.

Los municipios le pagan al dueño del predio un canon mensual por usar su propiedad para estos fines. Segun Concaro, ahora estan bastante el día con el pago, no como en los tiempos de Morano que no le traen buenos recuerdos.

El CeGIRSU

La planta que se proyecta se haría por módulos, comenzando a unos pocos kilómetros antes de donde empieza el basural, cerca de donde ahora la empresa Civial SA tiene una planta asfáltica.

Tiene un nombre extraño, CeGIRSU (Centro de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos), y la ultima novedad es que existe una consultora capitalina, HYTSA Estudios y Proyectos S.A. que empezó a trabajar el 1º de julio en un relevamiento de todos los aspectos relacionados con la definición del plan Girsu, cuya duración es de 120 días, a un costo aproximado de $300.000.-

A su vez, desde ambos municipios se ha abierto un registro de propietarios oferentes de sus terrenos para el futuro CeGIRSU, un requisito previo para la futura licitación, aunque la lógica indica que el mismo se establezca cerca de los actuales terrenos impactados, tanto como para integrarlo con un futura plan de remediación como para valorizar la mano de obra que hace años trabaja allí, y que conoce de qué estamos hablando cuando hablamos de basura.

Comentá la nota