Un paseo de fragancias urbanas: Las cloacas de Viedma/Por Mario Sabbatella*

Un paseo de fragancias urbanas: Las cloacas de Viedma/Por Mario Sabbatella*

Quisiera estar liberado de la hipócrita educación que necesitamos para comunicarnos públicamente, y usar las palabras que todos entendemos bien clarito.

 Pero sería tildado de vulgar y debo abstenerme: Caminando por la ciudad, cualquiera puede ir señalando los lugares donde tenemos problemas en la red cloacal. Un verdadero tour de fragancias, colores y humedades contaminadas que al secarse pasan a ser una trampa, donde luego juegan los chicos.

En Viedma hay calles ocupadas por fluidos cloacales, los autos circulan por una sola vía para no pisarlos y desparramarlos aún más. Se ven algunos sectores públicos verdes, inundados de un agua turbia y olorosa. Ahora con el calor el olor es más intenso, se suman los mosquitos y demás insectos que prolifera en esas aguas. Incluso dentro de algunas viviendas pasa lo mismo. Los sanitarios rebalsan. Vivimos ante un riesgo sanitario constante y que puede pasar a ser una catástrofe urbano – ambiental.

Miren todas las palabras que tengo que usar para evitar decir lo que ya todos están pensando.

No es nuevo, y tampoco es nuevo el reclamo. Gracias a vecinos, dirigentes barriales, concejales y legisladores – incluso con acciones judiciales – se lograron algunas resoluciones y fallos que obligaron a las autoridades a encarar obras pero es siempre parcial, siempre en respuesta a la crisis.  Se trabaja en el Plan Director de Cloacas, en un gran colector y el recambio de algunas cañerías, también está realizando obras ARSA. Pero la gente ya está cansada de promesas, y de parches, y de la espera para una solución real a lo que vive todos los días. En algunos puntos de la ciudad la indignación colapsó mis nervios. Hoy visité el barrio América (fotos) donde la situación es alarmante, tenemos que hacer algo ya. También conozco personalmente la situación de los barrios 1016 viviendas, 20 de Junio, Mi Bandera, Guido, Zatti, Santa Clara, Lavalle, incluso de algunas zonas céntricas.

Unamos esfuerzos, y solucionemos esto con un plan que trascienda las banderías partidarias y se cumpla. Son obras complejas, sin duda requieren de mucha inversión, y son invisibles a veces para cuestiones electorales, pero están en relación directa con la calidad de vida, con la salud, y con el futuro.

Si hoy las cloacas son un problema, en 4-5 años serán de lo único que hablemos. Necesitamos abordar decisiones política en el orden provincial y municipal de manera coordinada y con un compromiso de cumplimiento y responsabilidad en el tiempo. Pensando en el hoy y en las próximas generaciones.

Coment� la nota