¿Qué pasaría si volvieran los patacones?

¿Qué pasaría si volvieran los patacones?
Durante las últimas horas las versiones sobre el regreso de la cuasimoneda empezaron a agigantarse. Dentro de las opiniones de los economistas existen distintas posturas en cuanto a una irrupción de los bonos en territorio bonaerense
Las cuentas de la Provincia no terminarán para nada bien este año, y para el que viene no se presume una mejora. El escenario para 2010 será por demás complicado: la administración provincial no puede acceder a créditos externos, la Casa Rosada envía los fondos a cuentagotas (exigiendo sumisión política a cambio) o incauta fondos que deberían ser coparticipados a la Provincia.

Pero no sólo eso, Hoy anticipó ayer que el gobierno provincial no depositará las retenciones sindicales de noviembre y diciembre (cuota sindical y obra social) hasta tanto aumente la recaudación, ante la necesidad de obtener recursos para pagar sueldos. Es este marco, en las últimas semanas trascendieron distintos rumores de que, ante el ahogo financiero, una de las alternativas que maneja el gobierno provincial es recurrir nuevamente a las cuasimonedas o patacones, que actualmente se encuentran guardados en los depósitos de la administración bonaerense.

Una medida similar está siendo analizada por los gobiernos de Córdoba,

que mantiene una fuerte pelea con el Gobierno nacional por una abultada deuda de fondos previsionales, y de Santa Fe.

El economista del Instituto de Estudios Fiscales y Económicos (IEFE), José Sbatella, ante una consulta de Hoy, recordó que en el año 2001, cuando quebró el Estado nacional, posteriormente se utilizó la emisión de cuasimonedas para tratar de salir de la crisis. Sbatella rememoró que por aquellos tiempos las órdenes del FMI y la convertibilidad fueron dos escollos que en la actualidad no existen en caso de querer emitir una cuasimoneda.

En cuanto a la realidad de la provincia de Buenos Aires, el economista advirtió que la crisis se debe a que dentro de la coparticipación prima una cuestión "más política que económica". Y dijo que resulta "paradójico que una administración amiga del Gobierno central (como la de Daniel Scioli) esté pasando por estos momentos debilidad económica, y que quizá tenga que recurrir a la emisión de bonos o cuasimonedas".

Manifestó que las cuasimonedas que aparecieron en aquellos años "salvó la crisis para que no sea más profunda", y que la decisión de emitirlas fue "muy acertada, no hay que asustarse por las cuasimonedas".

"La emisión de cuasimonedas no es ningún fantasma de terror. Es más, entra en lo que se conoce como soberanía monetaria, que implica que cada provincia pueda emitir bonos o cuasimonedas por fuera del rigor del Banco Central, que es el encargado único de emitir los pesos argentinos (la moneda nacional). La moneda no es sólo un instrumento de cambio, sino también implica soberanía económica", afirmó.

Al mismo tiempo, Sbatella le contó a este diario que existen diversos estudios que sostienen que el Banco Central tendría que federalizarse para así poder emitir monedas según la necesidad de cada región.

Un dato interesante que esbozó Sbatella es que la provincia de Buenos Aires es la única en el país que tiene la potestad de emitir una moneda propia mediante el Banco Provincia. Sin embargo, nunca se habría llegado a usar de ese privilegio, ya que "el temor y la mala fama impregnadas en la clase política y en la población no permiten tomar esas decisiones".

Pero hay distintas opiniones y otros economistas sostienen que, si bien la emisión de bonos y cuasimonedas para salir de la crisis de 2001 fue acertada, no es conveniente volver a recurrir a ella. Y consideran que no se puede opacar a la moneda nacional.

En diálogo con Hoy, el economista Mariano Lamothe, de la consultora abeceb.com, enfatizó que bonos y cuasimonedas "son dos cosas muy distintas", como así "salir a colocar bonos en el mercado de capitales".

Lamothe advirtió que en la provincia de Buenos Aires ya se viene emitiendo bonos en algunos sectores como en la construcción. Desde un primer punto de vista, los bonos que tiene pensado emitir la administración bonaerense (en especial con los proveedores) son los que no tienen aceptación en el pago corriente y podrían ser usados por sus poseedores para -mediante un acuerdo con el Estado provincial- pagar deudas impositivas".

En cuanto a la posibilidad de la vuelta de las cusaimonedas o los patacones, Lamothe dijo que es muy apresurado pensar en esa posibilidad y argumentó que las "condiciones políticas y económicas son distintas" a las de 2001. "La Provincia tiene mucho más margen para endeudarse", remarcó.

La idea de que puedan volver los patacones se da en un contexto en el que la Provincia está adoptando muchas medidas similares a las que se instrumentaron durante la crisis de hace 8 años, como es el no pago de las retenciones sindicales, que fue la antesala de la emisión de cuasimonedas en agosto de 2001.

Además, en aquel tiempo, los fondos del Instituto de Previsión Social bonaerense, que era conducido por Horacio Rodríguez Larreta (actual jefe de Gabinete de Mauricio Macri), también se había convertido en una fuente de financiación de gastos corrientes del Estado provincial, como ocurrió en los últimos años y volverá a suceder en 2010.

Además, la jubilación de oficio de 30 mil agentes estatales que tiene pensado instrumentar la Provincia (así se ahorraría los gastos de antigüedad de esos empleados) tiene mucha similitud con la jubilación anticipada que instrumentó Ruckauf en 2001. Se trata de similitudes que llaman mucho la atención. Y sabido es que las casualidades en política no existen.

Cuasimonedas: "un mamarracho"

El economista José Luis Espert sostuvo, ante una consulta de Hoy, que la emisión de bonos o cuasimonedas sería "un mamarracho absurdo". Pero de todas formas, al hacer un análisis del escenario, considera que existe "una baja probabilidad" de que los patacones o las cuasimonedas resurjan.

Espert considera que el matrimonio presidencial en su intención de ir por la reelección no permitiría que uno de sus principales aliados (Daniel Scioli) emita cuasimonedas. Esto podría provocar un descontento popular y sepultar, aún más, la imagen de los Kirchner.

Sin embargo, el economista no niega los terribles problemas financieros con los que cuenta la Provincia. "Tiene el peor déficit del país", sostuvo. Y agregó que eso no es producto de la actual administración, sino heredado de la gestión de Felipe Solá.

Nueva oferta por bono internacional

El ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires, Alejandro Arlía, se reunió con autoridades del Barclays Capital, un fuerte grupo inversor que se mostró sumamente interesado en la estructuración y colocación internacional de bonos provinciales.

El encuentro se llevó adelante después de que, días atrás, el Citibank acercó una propuesta para generar y colocar un título de la Provincia en el mercado internacional a través de un documento de evaluación diagnóstica sobre la situación financiera de la provincia de Buenos Aires.

Comentá la nota