Pasantes siguen buscando soluciones.

El numeroso grupo de pasantes que cumplía funciones en el Ministerio de Gobierno continúa reclamando ante la baja de sus contratos. Ayer intentaron que los reciba el secretario Ortiz, pero la tarea fue infructuosa.
Los setenta pasantes que cumplían funciones dependiendo del Ministerio de Gobierno, Justicia y Seguridad continuaron ayer con su reclamo. Luego de la sorpresiva baja de sus contratos, ayer estuvieron en la Legislatura intentando hablar con algunos diputados y buscaron ser atendidos por el Secretario General de la Gobernación, Raúl Ortiz. En este último caso fue infructuoso: la guardia policial les informó que estaba en reunión y les cerró la puerta del pasillo que lleva hacia la oficina del funcionario.

Mientras esperaban ser atendidos, pasó por el lugar el ministro de Gobierno, César Ignacio Rodríguez, blanco de los reclamos y con quien se habían reunido el día anterior, y dio lugar a una curiosa situación. Rodríguez se sorprendió al verlos en el pasillo mismo de su oficina, y tras saludar apuradamente se metió en la privada de su despacho y cerró la puerta con llave.

El conflicto comenzó, según explicaron, al enviar el ministerio los contratos fuera de término. Fue después del 18 de diciembre, es decir, después de la promulgación de la nueva Ley Nacional de Pasantías, que cambió las reglas en cuanto a la extensión de los contratos y la cantidad de horas a trabajar. Los contratos, confeccionados de acuerdo a la vieja ley, fueron rechazados por el Tribunal de Cuentas provocando la baja inmediata de los estudiantes de la Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas que revestían ante Gobierno.

Ayer, también tenían previsto reunirse con autoridades de la UNLPam, entre ellos el rector Sergio Maluendres. Pero tanto desde el rectorado -extraoficialmente- como desde el decanato de la Facultad -los estudiantes se reunieron con Roberto Vassia a principios de semana- ya adelantaron que "el error administrativo lo cometieron en Gobierno".

Comentá la nota