El PS y la UCR pasan facturas de cara al 27

SANTA FE. - La inminencia de un nuevo proceso electoral en la provincia de Santa Fe el domingo que viene, transformó al peronismo en una fiera lanzada al ataque contra el socialismo mal herido después del 28 de junio, a la espera del zarpazo letal que le permita dentro de dos años recuperar el territorio perdido.
No están solos los peronistas: cuentan con la inestimable colaboración de los socios radicales de la coalición gobernante que no pierden ocasión -como acaba de ocurrir con la Ley de Servicios Audiovisuales o el Fondo Sojero - para causarle lesiones al socialismo gobernante.

De tal manera, los socialistas no sólo tienen que cuidarse de su adversario natural, sino de los supuestos radicales aliados que no pierden ocasión de pasarle facturas por la soberbia inicial -cavilan por lo bajo- de no darle cabida en el Gobierno frentista a más correligionarios, y de haberlos ignorado en la compulsa del 28 de junio, poniendo todas las fichas en Rosario.

A tal extremo de crudeza revanchista llegan los supuestos socios de Binner, que hace un par de semanas los cuatro senadores "radicales por el frente" se retiraron del recinto dejando en soledad al socialista Juan Carlos Zabalza ante la jauría peronista que lo quería comer en sushi, por lo que consideran flagrante inequidad distributiva de Binner hacia sus municipios y comunas.

Estoicamente quedó en su banca para ayudar a Zabalza en la titánica y desigual pelea política el "radical no frentista" Felipe Michlig.

Binner después de la sesión llamó a Michlig para agradecerle semejante gesto.

Días más tarde de aquel episodio en Senadores, el diputado y presidente del bloque "radicales por el frente" Darío Boscarol se sumó al coro "peronista disidente" (reutemista en Santa Fe) en la cáustica crítica hacia Binner por haber ordenado a sus diputados nacionales que aprueben en general la Ley de Servicios Audiovisuales. El socialismo se defiende aduciendo que quienes los detractan ligeramente, en verdad no leyeron la media sanción de la Ley, y tan solo pretenden congraciarse con los grupos que controlan los grandes medios, repitiendo funcionalmente un discurso que por otra parte, insisten, es maniqueo.

El radicalismo hace tiempo le viene advirtiendo a Binner que no tiene que cortarse solo; que si bien llegó al poder por indiscutibles atributos propios, sostenerse en el mismo requerirá de los últimamente tan manoseados consensos con el centenario Partido, que controla más de un centenar de comunas y casi una veintena de municipios, mientras el socialismo sólo gobierna Rosario que, como quedó demostrado el 28 de junio, por más votos que aporte, no alcanza para ganar la Provincia.

Si el próximo domingo 27 el radicalismo llegara a conquistar nuevas comunas y más bancas en municipios, sumado a un amplio triunfo en Santa Fe capital de la mano del ascendente Mario Barletta, le habrá insuflado al gobierno socialista (que en las encuestas también estaría ganando Rosario) el aire necesario para llegar al menos a terminar el año electoral empatado con el peronismo victorioso el 28 de junio de la mano de Carlos Reutemann.

Precisamente Reutemann estuvo este viernes en Gobernador Crespo arengando a candidatos a presidentes de comunas e intendentes, como hiciera hace una semana en la sureña Máximo Paz. Además de instarlos a trabajar para recuperar el Gobierno provincial en el 2011, "que nunca debimos perder", reconoció, el senador nacional, les recordó que "van a la Casa Gris y los sacan a bolsazos, no le dan nada", haciéndoles notar que "algunos pueden ir al Gobierno nacional y sacan algo". Tras desearles "la mejor de la suerte", Reutemann los devolvió a la cruda realidad (que les impide a los administradores comunales enfrentar a campo abierto al socialismo): "sé que cada uno tiene sus obligaciones, deben mantener un equilibrio, pagar los sueldos, hacer obras y, a veces, cuando uno no tiene recursos es complicado."

ALARCON TEJE ALIANZAS

Tal como habíamos anticipado en este Diario, la presencia de María del Carmen Alarcón en el Gabinete nacional con una Secretaría de Estado creada especialmente para ella, trajo aparejado una serie de anuncios pactados con la Presidente para contrarrestar las críticas que desde el gremialismo agropecuario recibiría quien arengaba a la gringada rebelde en los "piquetes de la abundancia" durante el epopéyico conflicto "por la 125" el año pasado.

Es así como la eliminación (traducida técnicamente en devolución) de las retenciones para trigo y maíz; la liberación de las exportaciones de estos mismos granos y cambios en el tema exportaciones de carnes, más el inminente anuncio de créditos subsidiados para pequeños productores, le dio a "la negra" Alarcón el envión inicial en la Casa Rosada, descripta literariamente por el ex Ministro menemista Gustavo Béliz como un "nido de víboras".

Alarcón se abre paso merced a la prepotencia del trabajo (como diría Roberto Arlt), fatigando reuniones hasta las doce de la noche con productores de todo el país (desde que fue puesta en funciones ya recibió en Casa Rosada a casi doscientos) a los cuales trata de "desburocratizarles" sus pesares en las oficinas públicas; fajina que deberían hacer funcionarios de áreas históricas del Gobierno relacionadas con el campo.

Ya lo dijo Reutemann cuando lo consultaron por la designación de su ex Directora de Ceremonial: "si ella va a solucionar los problemas que el campo reclama, hay gente en el Gobierno que está demás". El primer notificado fue el titular de la ex - SAGpYA Carlos Cheppi.

Precisamente, la Secretaría de Agricultura pasará a tener rango de Ministerio, y estará a cargo de Julián Domínguez, un hombre del PJ bonaerense, diputado provincial y experimentado político, según consigna el portal Lapoliticaonline.

Fuentes de La Rosada nos dicen que Alarcón habría pedido por dicho cargo, recibiendo la más rotunda negativa, toda vez que Domínguez sería funcional a las expectativas de Néstor Kirchner de volver a ser candidato a Presidente. Las preguntas serían: ¿cuál será la relación de Domínguez con Alarcón, ubicada estratégicamente a metros de los despachos de Aníbal Fernández y la propia presidente Cristina?; ¿y con el titular de la AFIP Ricardo Echegaray y su controlada ONCCA?; ¿y con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, dos pesos pesados del kirchnerismo que tallan fuerte en la relación con el campo?

IMAGEN KIRCHNERISTA

Según el encuestador rosarino Andrés Mautone, la presidente Cristina Fernández tiene una imagen crítica de gestión en Rosario (imagen regular más nivel de desaprobación) del 83,7 %. Sólo el 13,3% aprueba su gestión de Gobierno.

Por su parte, su esposo Néstor Kirchner es el referente político que obtiene la mayor imagen negativa entre los rosarinos encuestados con el 62,7 %.

De todos modos, los rosarinos no están conformes con nadie; los referentes políticos nacionales, Julio Cobos, Carlos Reutemann, Mauricio Macri, Elisa Carrió y Néstor Kirchner registran una imagen neta negativa (las calificaciones negativas superan a las positivas).

En este sentido, el vicepresidente de la Nación, Julio Cobos, posee la más alta imagen positiva comparada por parte de la opinión pública rosarina, pero con sólo el 17,9 %.

Carlos Reutemann, definitivamente es un político raro por donde se lo mire: tiene la más alta imagen positiva (16,8%) después de Julio Cobos (17.9%), pero se ubica tercero en imagen negativa con el 52,7%, detrás del imbatible Néstor Kirchner con 62,7% y Elisa Carrió que "atesora" un 53,5. Macri y Cobos siguen con 42% y 40% respectivamente de valoración política negativa entre los rosarinos.

Comentá la nota