Los pasajes de micro subieron 20% y los de avión 40% en un año

En el caso de las aerolíneas, hubo dos incrementos permitidos por la Nación. Las empresas de colectivos ajustaron sus precios al ritmo de la inflación. Creció la brecha entre ambas opciones.
Viajar en estas próximas vacaciones será bastante más caro que el año pasado. En promedio, si la modalidad elegida es la terrestre el incremento rondará entre el 15% y 20%, y en el caso de optar por la aérea el incremento de los pasajes con respecto al año pasado es de 40%.

En el caso de las aéreas, tanto Lan, Aerolíneas Argentinas, Austral -controlada por Aerolíneas Argentinas- además de empresas de pequeño porte que operan en el mercado doméstico tuvieron dos aumentos autorizados por decretos presidenciales.

"El primero fue aplicado a principios de 2009 y fue de 17%. Así y todo, gran parte del año los pasajes aéreos compitieron fuertemente con los terrestres especialmente en ciertas rutas, como la de Buenos Aires-Mendoza, uno de las más transitadas y que concentra el mayor flujo de pasajeros. El avión en algún momento del año podía costar ida y vuelta a Buenos Aires $ 450 en tanto una butaca de servicio ejecutivo en colectivo tenía un precio de $ 500", señaló Alejandro Romano, de Agencia de Viajes Romano.

Con respecto al segundo retoque del año para los pasajes aéreos, fue en el pasado mes de noviembre y ya están aplicados por todas las líneas que operan en el país. En concreto, la Secretaría de Transporte aumentó 20 % los precios de los pasajes de vuelos de cabotaje, llevando así a 40% la suba anual.

Por rutas argentinas

Al igual que otros años, los destinos vacacionales más buscados por tierra siguen siendo la costa atlántica, Carlos Paz, el sur provincial con un fuerte liderazgo de San Rafael y un clásico que es parte de las vacaciones de los mendocinos: la costa chilena.

En el caso del transporte terrestre, y a diferencia de las aéreas donde existe un liderazgo absoluto de Aerolíneas y Lan, operan varias firmas por lo tanto existe una mayor dispersión en las tarifas.

Los incrementos en promedio han oscilado entre un 15% a 20% durante este año, acompañando según las empresas el ritmo de la inflación.

Desde la oficina de ventas de pasajes de CATA, puntearon que si bien los aumentos han existido durante este año, también es cierto que no son trasladados de igual forma a todas las categorías de sus servicios. En el caso de esta empresa la butaca económica absorbió menores incrementos, en tanto la categoría de asientos cama tuvieron subas superiores al 20%.

"Todo depende de cuál sea el fin del viaje. Hay muchas personas que optan por el ómnibus porque también les permite cargar más equipaje y por ende hacer más compras y regalos. En otros casos privilegian la escasa demora de viaje que les ofrece el aéreo y quieren

rápidamente disfrutar de sus vacaciones. Con los aumentos de las aerolíneas la diferencia de precios con el colectivo creció, pero también es cierto que la diferencia no es tan grande entre la tarifa más económica del aéreo y la butaca primera clase del terrestre", consideró Romano.

Comentá la nota