Un pasajero trató de hacer estallar un avión en EE.UU.

Obama pidió incrementar la seguridad tras un incidente en un vuelo de Amsterdam a Detroit
Un pasajero de origen nigeriano intentó aparentemente ayer de hacer estallar un avión en vuelo, que cubría la ruta entre Amsterdam y Detroit con 278 pasajeros a bordo, por lo que el presidente estadounidense, Barack Obama, ordenó aumentar la seguridad aeronáutica.

Tras este presunto intento de ataque terrorista, Obama, que se encuentra de vacaciones en Hawai, condujo una reunión telefónica con su asesor en Seguridad Interior, John Brennan, y el director de Seguridad Nacional, Denis McDonough, en la que se decidió aumentar las medidas de seguridad para los vuelos.

Dos funcionarios federales antiterroristas afirmaron que el pasajero a bordo del Airbus 330 -de la Northwest Airlines y operado por Delta- planeaba hacer detonar el avión, pero su dispositivo falló. En un primer momento, se dijo que el hecho era un incidente menor vinculado con pirotecnia, ya que el pasajero tenía unos petardos en su poder.

"Creemos que fue un intento de acto terrorista", dijo un funcionario de la Casa Blanca bajo condición de anonimato.

El presunto terrorista es un nigeriano que dijo haber sido instruido por la organización Al-Qaeda para activar un explosivo en el avión entre Holanda y Estados Unidos. El sujeto se encuentra en una lista del gobierno de Estados Unidos de quienes no pueden acceder a vuelos. Según la cadena de noticias CNN, el hombre se procuró el explosivo en Yemen y recibió órdenes de cuándo utilizarlo.

El incidente dejó dos heridos, uno de los cuales tuvo que ser trasladado a un hospital. Una vocera de la aerolínea había dicho que el hombre había intentado encender un artículo de pirotecnia dentro del avión y que el piloto había logrado aterrizar finalmente en Detroit.

Según el legislador republicano Peter King, miembro de la comisión de seguridad de esa Cámara de Representantes, el supuesto atacante utilizó un "artefacto relativamente sofisticado" y que se quemó cuando intentó hacerlo estallar.

El pasajero fue reducido inmediatamente y puesto en manos de las autoridades, según dijo a los medios la vocera de la compañía Delta, matriz de Northwest, Susan Elliott. Asimismo, un boletín de la Agencia de Seguridad en el Transporte confirmó la detención del pasajero y su tratamiento por quemaduras leves.

Al llegar a su destino, el avión -un Airbus 330- fue desplazado a un área remota del aeropuerto para someterlo a una inspección a fondo, y se ha iniciado la toma de declaración a los 278 pasajeros, informó el Departamento de Seguridad Nacional en un comunicado. Por su parte, la vocera del FBI, Sandra Berchtold, confirmó que la agencia ha iniciado una investigación.

J. P. Karas, de 55 años y originario de Wyandotte, Michigan, comentó que estaba manejando por un camino cerca del aeropuerto y vio un jet al final de la pista, rodeado de patrullas, una ambulancia, un autobús y algunos camiones de televisoras. "No recuerdo haber visto jamás un avión en esa pista, y paso por allí frecuentemente", añadió.

El Departamento de Seguridad Nacional emitió ayer un comunicado en el que informó que los pasajeros de vuelos comerciales pueden advertir un incremento en las medidas para mejorar la seguridad en los vuelos domésticos e internacionales.

Comentá la nota