Pasado el pico de gripe A, el fin de semana largo trae alivio al turismo

Después de un julio verdaderamente de terror , los hoteles y hostels de Rosario vuelven a recuperar su actividad. Y, pasado el pico de la gripe A, el próximo fin de semana largo les traerá especial alivio: desde mañana, en la mayoría de los establecimientos de tres y cuatro estrellas de la ciudad ya no hay lugar, al igual que en los hostels, y donde sí quedan plazas dicen que les llueven las consultas.
Desde el Ente Turístico Rosario (Etur) afirman que la expectativa ya es "muy buena" y que todo se empieza a "normalizar".

Ante la consulta de LaCapital sobre el nivel de ocupación y de reservas que ya tienen para el feriado largo del 17 de agosto, las respuestas en quince hoteles rosarinos oscilaron entre el contundente "completos" y el "prácticamente no queda nada".

Esa es la situación, por ejemplo, del Holliday Inn y del Plaza Real, con reservas del ciento por ciento, donde creen que "más que los efectos objetivos de la gripe A, lo que parece haber pasado ya es el miedo de la gente".

Demanda. En algunos hoteles, como el Howard Johnson, el Alvear Apart, el Rosario y el Garden (en sus dos categorías, de tres y cuatro estrellas) ya tenían cubiertas las reservas para uno o dos días del fin de semana y sólo les quedaba "algo" para el restante, lo que los llevaba a suponer que más cerca de mañana también lo cubrirían.

"Por suerte volvimos a la normalidad", aseguraron en el Majestic, donde ya no tenían plazas vacantes.

La misma situación describieron en El Nuevo Europeo y El Colonial, ambos de dos estrellas. En otros, como El Nuevo Imperio, dijeron estar "a full" por la cantidad "terrible" de consultas, que esperan —eso sí— se plasmen en igual número de habitaciones llenas. "Además del miedo, lo que la gente se sacó es la plata del bolsillo", bromeó el encargado.

Por la cantidad de llamados y reservas, en el flamante hotel boutique Esplendor Savoy confiaban en llenarse también durante el fin de semana.

Donde aún quedaban plazas era en los hoteles del Grupo Solans (Presidente, Libertador, Riviera y República), cuya ocupación estaba al 60 por ciento.

De todos modos, aclararon que Rosario es una "plaza atípica" (no como Mar del Plata o Bariloche, donde las reservas son previas o por paquetes), que se caracteriza por una toma de habitaciones "por día".

También en el único hotel cinco estrellas que posee la ciudad, el Rostower, aún quedaba el 50 por ciento de cuartos libres para el fin de semana.

De todos modos, por la "gran cantidad de consultas" y el hecho de que ya saben que muchos de sus pasajeros realizarán las reservas a último momento, confiaban en trabajar muy bien.

"Claramente empezamos a repuntar, incluso en materia de eventos y la llegada de grupos corporativos", dijo la gerenta Graciana Chiesa.

"Paradísimos". Los hostels rosarinos también están en pleno repunte. En La Casona de Don Jaime (tanto el I como el II) pasaron "un mes paradísimos", pero ahora vuelven a la normalidad.

"Hace más de una semana que los dos están llenos para el fin de semana", dijeron. Con personas de todos lados, especialmente extranjeros.

El Rosario Inn, La Comunidad, el Rosario Sport y el Che Pampa’s eran otros de los que ya se habían quedado sin plazas. Al describir la situación de "vuelta a la normalidad", el "gracias a Dios" no se les caía de la boca.

En otros, como el 83 Rosario Hostel, creen que trabajarán muy bien por la gran cantidad de consultas, tanto de grupos como de pasajeros individuales.

Y aunque todavía no tenían hecho el relevamiento ocupacional de la semana, en el Etur confiaban en que las "muchísimas consultas telefónicas" que venían recibiendo se expresen luego en ocupación efectiva de las plazas.

Las llamadas no sólo apuntaron a recabar datos sobre el alojamiento local sino acerca de actividades como eventos, el circuito del Barco Ciudad de Rosario o las ferias que habrá este fin de semana largo, el primero después de la gripe A en la ciudad.

Comentá la nota