A partir de hoy, será obligación la utilización de espejos en motos.

El Gobierno porteño sancionará desde hoy a aquellos conductores que no los utilicen con el secuestro del vehículo. La medida comenzará a aplicarse en todos los operativos de control de tránsito.
El Ministerio de Justicia y Seguridad porteño anunció ayer que desde hoy serán secuestradas las motocicletas que circulen por las calles de la ciudad sin su correspondiente espejo retrovisor. La medida comenzará a aplicarse en todos operativos de control de tránsito previstos a partir de este fin de semana, según se informó en un comunicado.

Paralelamente, el Gobierno de la ciudad entregará una carta a los encargados de comercios gastronómicos en la que les pedirá que fiscalicen que sus empleados usen el casco reglamentario cuando hagan los servicios de entrega domiciliaria.

La falta de utilización de espejos en motocicletas está expresamente prohibida por el Código de Tránsito e implica un grave riesgo en la vía pública. Esta medida "se suma a las políticas de prevención de accidentes que implementó el Gobierno porteño, como el control de uso de cascos que generó que se incrementara la utilización de esta herramienta protectora y preventiva para aquellos que se movilizan en motos", indicó el texto oficial.

El Ministerio de Justicia porteño informó que las estadísticas marcan que la mayoría de los accidentes ocurren en motos de baja cilindrada y ciclomotores. Por lo general, se trata de personas sin experiencia de manejo, que en muchos casos buscan una salida laboral a través del "delivery", sin tomar las medidas preventivas como usar el casco reglamentario. Por estas razones, el Gobierno porteño pide a los comerciantes que asuman la responsabilidad y se comprometan con la seguridad vial, impidiendo que sus empleados realicen sin casco los repartos. La carta, que será entregada en mano por personal de la comuna de la ciudad, explica que las motos serán secuestradas y se impondrán severas multas a los infractores en caso de comprobarse que no se cumple con esta normativa.

La campaña por el uso de cascos empezó en enero último y a su vez -por iniciativa del Ministerio de Justicia porteño- ahora está vigente el pan canje por el que se cambian aquellos cascos no reglamentarios por los nuevos aceptados. En los primeros cinco meses desde el lanzamiento del plan, el Gobierno de la ciudad secuestró casi 300 motos, de las cuales el 40% nunca fue retirado.

Comentá la nota