A partir de Enero del presente año

La Legislatura provincial aprobó mediante Ley 5611 la modificación a la Ley Impositiva, en lo que respecta a los valores de mercado de los inmuebles de la Provincia, teniendo en cuenta que los vigentes datan de hace más de 30 años.
“El transcurso de los años ha producido importantes transformaciones en los inmuebles de la Provincia por diversas causas, como ser nuevas infraestructuras en el campo, por el castigo de la erosión, por las obras de urbanización y equipamiento en las zonas periféricas o marginales, etc., todo lo que provocó una distorsión relativa en los valores unitarios básicos, que es necesario recomponer a fin de que los mismos sean acordes a las características de su zona”, fundamentó el Ejecutivo provincial, propulsor de la norma.

Esta ley ordena en su artículo 1ro. incorporar a continuación del artículo 116 del Código Fiscal (Ley 3202/75 y modificatorias), la bonificación en el pago del impuesto anual. Es decir, del 30% por única vez para el período fiscal 2009, siempre que el impuesto anual se cancele en su totalidad hasta la fecha correspondiente al vencimiento del 1er. anticipo fijado por la Dirección Provincial de Rentas (DPR) y el sujeto pasivo tenga regularizada su situación fiscal por los períodos exigibles correspondientes al inmueble por el que abonará el total del tributo.

En tanto, ordena que sea el 20%, a partir del período fiscal 2010, siempre que el mismo se cancele en su totalidad hasta la fecha correspondiente al vencimiento del 1er. anticipo fijado por la DPR y el sujeto pasivo tenga regularizada su situación fiscal por los períodos exigibles correspondientes al inmueble por el que abonará el total del tributo.

En el Título II, de modificaciones a la Ley Impositiva, el artículo 2do. aprueba los coeficientes de actualización de los Valores Unitarios Básicos de tierra y mejoras de la planta urbana, rural y subrural, determinados de acuerdo con el Decreto 1875-H-08, los que regirán a partir del 1 de enero de 2009, y son detallados en el Anexo A de la actual norma.

El artículo 2do. fija, a los efectos de la percepción del Impuesto Inmobiliario establecido en el Código Fiscal y a todo otro efecto, un porcentaje de reducción de las valuaciones fiscales determinadas mediante la aplicación de los coeficientes aprobados en el artículo anterior, del 60% para la planta rural y subrural, que regirá a partir del 1 de enero de 2009.

Mediante el artículo 3ro. sustituye el Anexo I Impuesto Inmobiliario de la Ley Impositiva 4652/92 y sus modificatorias, por lo que el artículo 1ro. quedó redactado así: “Fíjase a los efectos de la liquidación y pago del Impuesto Inmobiliario básico y adicional establecido en el Código Fiscal, las siguientes alícuotas e importes fijos aplicables, teniendo en cuenta las escalas de valuación” y detalla a continuación lo inherente a los inmuebles urbanos y los rurales y subrurales y sus mejoras.

El artículo 2do. refiere que a los inmuebles baldíos, previo a la aplicación de la tabla del Inciso a) del artículo anterior, se aplicará un coeficiente a su valuación, como mejora potencial, según la ubicación, refiriendo que en las localidades de 1ra. categoría, el valor de la mejora potencial es una vez: San Salvador de Jujuy, San Pedro, Ciudad Perico, Libertador General San Martín, Palpalá, El Carmen, Monterrico, Reyes y Yala. En tanto que las localidades de 2da. categoría, el valor de la mejora potencial media es de 0,5 vez: el resto de las localidades.

En lo que hace al impuesto mínimo a que se refiere el artículo 104 último párrafo del CF, determina para inmuebles urbanos baldíos y edificados, que para las localidades contempladas en el artículo anterior inciso a), son 100 pesos, y 50 pesos para el resto de las localidades.

Para inmuebles rurales de los Departamentos Manuel Belgrano, Palpalá, San Antonio, El Carmen, Santa Bárbara, San Pedro, Ledesma, Tilcara, Tumbaya, Humahuaca, 200 pesos. Los rurales y subrurales del resto de los departamentos cuya base imponible no supere el monto establecido en el 1er. tramo de la escala del artículo 1ro. inciso b) de la ley, tributarán el 1,25% de la valuación fiscal correspondiente.

Asimismo, los impuestos mínimos que establece este artículo constituyen el impuesto anual para los contribuyentes del primer tramo de las escalas de Inmuebles Urbanos y Suburbanos y Rurales y Subrurales. La ley fija también un un 50% el porcentaje de descuento a que hace referencia el artículo 82 punto 2) de la Constitución provincial. Este descuento se aplicará a los contribuyentes del Impuesto Inmobiliario titulares de única vivienda en la que habiten efectivamente con su grupo familiar. También fija en un 50% el porcentaje de bonificación al que se refiere la Ley 4403 para el pago del Impuesto Inmobiliario.

REGULARIZACION DEL IMPUESTO

La norma sancionada por la Legislatura establece, con carácter transitorio, un régimen especial de regularización de deudas tributarias devengadas al 31 de diciembre de 2008, para los contribuyentes del Impuesto Inmobiliario en los términos dispuestos en este título. Considera comprendidas en este régimen las obligaciones correspondientes a las deudas tributarias, incluidos intereses y multas, emergentes del Impuesto Inmobiliario establecido en el Libro Segundo Título 1ro. del Código Fiscal Ley 3202/75 y modificatorias.

Señala que abarca también a las deudas originadas en la omisión de actuación como Agente de Retención o Percepción las que se encuentren en proceso de determinación o aquellas que habiendo sido determinadas no se encontraren firmes, en las condiciones establecidas en el artículo 7mo. de este título. Asimismo, quedan excluidas de este régimen las deudas originadas en retenciones y/o percepciones practicadas y no ingresadas por sus responsables a su vencimientoy las incluidas en regímenes de pago instituidos mediante los Decretos 554-H-2000 (de Ordenamiento Fiscal) y 4158-H-2001 (de Rehabilitación y Ordenamiento Tributario) y sus respectivas disposiciones complementarias.

También las deudas determinadas por la Dirección, cuya resolución se encuentre firme y consentida;as que se encontraren en trámite de ejecución por vía de apremio fiscal (Ley 2501 y modificatorias); las liquidaciones de deudas expedidas en virtud del artículo 40 del C.F. (Ley 3202 y modificatorias).

BENEFICIOS DEL REGIMEN

La norma dispone también lo inherente a los planes de pago anteriores, las deudas en trámite de determinación y/o discusión administrativa; l medidas cautelares; y jetos comprendidos. En cuanto a los beneficios determina que los que adhieran a este régimen, gozarán de condonación de las multas previstas en el artículo 46 del C.F. (Ley 3202/75 y sus modificatorias). Además, cuando la aplicación de las mencionadas multas se encontrare en instancia de determinación, discusión administrativa, la condonación no requerirá de formalización alguna, operando automáticamente, en la medida que a la fecha de finalización de vigencia de este régimen, el impuesto origen de las mismas y sus intereses se encuentren íntegramente abonados o incorporadas en un plan de facilidades de pago vigente.

Se incluyen en este beneficio las multas aplicadas por la DPR que no hubieran sido ingresadas, aún en el supuesto en que se encontraren firmes. Además, las multas impuestas por aplicación de las disposiciones mencionadas, que se encuentre incluidas, individualmente o con el impuestos y/o sus intereses, en planes de facilidades de pago no cancelados, gozarán de la condonación prevista sobre la proporción impaga siempre que se produzca el acogimiento a las disposiciones de este régimen.

Dispone incluso la reducción de intereses, y al referirse a las formas de pago determina que las obligaciones comprendidas en este régimen podrán cancelarse al contado, en un solo pago o hasta en tres pagos. También en cuotas, con un anticipo del 5% del monto determinado conforme las disposiciones establecidas en el artículo 10 Inciso B) de esta norma. En cuanto a la caducidad y pérdida de beneficios, advierte que operará de pleno derecho y sin necesidad e interpelación, resolución o acto administrativo alguno por parte de la DPR y ocasionará la pérdida automática de los beneficios obtenidos en el marco de este régimen, quedando el obligado al pago, constituido en mora sin necesidad de interpelación alguna, cuando se produzcan las circunstancias que especifica; ent otros puntos.

Comentá la nota