"Los partidos tienen que democratizarse"

Los kirchneristas se congregaron en el Teatro Argentino de La Plata. Allí homenajearon a Antonio Cafiero. Néstor Kirchner acompañó a la Presidenta, pero no habló. Su nombre fue coreado cuando se lo mencionó como probable candidato para el 2011.
El rumor se había instalado con fuerza. La versión aseguraba que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, al adelantar su regreso de la India para asistir al homenaje a Antonio Cafiero, iba a aprovechar el auditorio que recordaba el 17 de Octubre para hacer un anuncio. Se suponía, también, que ese anuncio formaría parte de la agenda legislativa de signo progresista que el Gobierno pretende impulsar en los próximos dos años. Y las previsiones se confirmaron a poco tiempo de que la Presidenta comenzara su discurso, que duró 23 minutos. "Tenemos que lograr una reforma política, donde los partidos se democraticen en serio, para que la sociedad se comprometa y participe", instó. Página/12 lo había anticipado hace un mes, ayer lo confirmó la propia CFK: el Gobierno presentará un proyecto para crear un sistema único de internas abiertas, obligatorias y simultáneas para todos los partidos. "Tenemos que lograr la participación popular en las decisiones de los partidos políticos. Es la única solución para los intentos de desprestigiar la política", dijo la mandataria.

Allí estaba el anuncio del que se había especulado. Según pudo saber este diario, la idea de avanzar con la reforma política antes del 10 de diciembre se decidió tras la aprobación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. En la lógica del Gobierno, la sanción del proyecto de medios constituyó un triunfo de la política sobre las corporaciones. El cambio sustantivo en la definición de candidaturas de todos los partidos –cuyo eje será una combinación de las primarias estadounidenses con la interna abierta y simultánea que impera en Uruguay– sería el paso siguiente en el mismo sentido. Lo dijo ayer CFK luego de aclarar que iba a hablar como "compañera" y no como jefa de Estado. "La sociedad debe decidir si será gobernada por las corporaciones y sus intereses, o si va a ser gobernada en democracia por los partidos políticos", dijo. La exhortación fue coherente con el discurso que minutos antes había hecho Cafiero, el principal homenajeado de la tarde.

El anuncio sobre la inminente presentación del proyecto de reforma política despertó aplausos entre los funcionarios y dirigentes políticos presentes. La mayoría ya sabía de la existencia del proyecto, algunos hasta tuvieron acceso a los detalles del borrador. Principal anfitrión de las rondas de Diálogo Político, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, quedó a cargo de la iniciativa. Ayer, acompañado por varios miembros del gabinete, se sentó en una de las butacas de la galería del primer piso. Lo flanqueaban el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y los ministros Débora Giorgi, Juan Manzur, Amado Boudou, entre otros. Todos ellos se sumaron al aplauso que todo el teatro le dedicó a otro de los protagonistas del acto: el ex presidente Néstor Kirchner.

Aunque el santacruceño no pronunció palabra alguna y estuvo muy contenido con los gestos, su nombre terminó siendo coreado por una buena parte del auditorio. Sucedió cuando Cafiero se esperanzó con que en 2011 sea electo otro presidente peronista. "Néstor, Néstor", corearon entonces desde las gradas. Poco antes, Cafiero había convocado a la militancia justicialista a respetar una de las máximas históricas del movimiento: "El que gana conduce y el que pierde acompaña". La mención de Kirchner como probable candidato dentro de dos años fue festejada en el escenario. Junto a CFK, Cafiero y el propio santacruceño, en el palco estaban el gobernador Daniel Scioli, su vice Alberto Balestrini y el secretario general de la CGT, Hugo Moyano. El camionero aplaudió siguiendo el ritmo de la consigna que hacían sonar las barras. En los balcones del teatro se veían banderas de La Matanza, de Malvinas Argentinas, Berazategui, Merlo.

El homenaje a Cafiero había sido una idea de Balestrini, la colaboración de los intendentes se veía a simple vista. También se vieron una gran bandera de La Cámpora con la frase "La vida por Perón", otra con la sigla de la JP de la provincia y una más del Movimiento Evita La Plata, que encabeza Gustavo "Tío" Di Marzio. Todas las organizaciones festejaron con aplausos cuando la senadora colombiana Piedad Córdoba elogió a CFK por impulsar la aprobación de una nueva ley de medios. "Yo jamás pensé que Cristina iba a poner al alcance de todos los argentinos la democratización de los medios. Lo que han hecho es importantísimo", dijo la senadora que desde hace años está intentando mediar entre la guerrilla y el gobierno colombiano para concretar una paz definitiva. Córdoba quiso asistir al acto por su relación con Cafiero, incluso lo definió como "un amigo". El ex gobernador es presidente de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América latina, cuya sigla es Copppal.

Aunque se sabía el centro del homenaje, Cafiero dijo que el acto debía ser dedicado a "los luchadores del peronismo de todos los tiempos". Entonces habló de la historia del peronismo, mencionó a Darwin Passaponti, un simpatizante de Perón que fue asesinado el mismo 17 de Octubre de 1945 frente a la redacción del entonces diario Crítica. Siguió con una intervención con buenas dosis de humor y sencillez. "El peronista que no sabe soñar no es buen peronista. Y ya lo sabemos: el que sueña solo sólo sueña, pero el que sueña con otros, hace la historia", aseguró. Tras insistir con que el peronismo debe mantenerse unido, Cafiero contó que soñaba con "un siglo XXI peronista". Entonces pareció dedicarles una frase a Mauricio Macri y Francisco de Narváez, dos hombres de reconocida fortuna y origen empresario que nunca ocultaron su deseo de captar al voto peronista: "Que no se desgañiten los tipos con guita. Confunden perucas con pelucas, si los conoceremos bien. Si los hubo en todas las épocas".

La advertencia despertó sonrisas en el palco de la derecha del escenario: allí estaban la familia de Cafiero; el embajador en Chile, Ginés González García; el secretario de Cultura, Jorge Coscia, y la hermana y la madre de CFK, Giselle Fernández y Ofelia Wilheim.

Comentá la nota