Partidos políticos tienen que rendir los gastos de campaña

Si los partidos políticos no rinden los últimos aportes que recibieron del Estado en mayo pasado perderían el derecho a recibir nuevos fondos provinciales por el término de dos años. La Auditoría General espera las rendiciones del Partido Renovador de Salta, Partido del Obrero, Vecinos Unidos y Agrupación Popular Tartagal para elevar un informe al Tribunal Electoral sobre su comportamiento.
La información detallada de cómo y en qué utilizaron el dinero público es una condición que deben cumplir para asegurarse recursos que en épocas electorales por lo general destinan a traslados, pegatineros, fiscales y comidas. Apoderados de once partidos se reunieron con el auditor Daniel Nallar, encargado del área que controla ese tipo de gastos, quien les informó los criterios y parámetros que se tendrán en cuenta en las próximas inspecciones, como así también las previsiones legales vigentes.

La Auditoría pretende construir un modelo de control que impulse la uniformidad normativa y funcional de los gastos de campañas y su posterior rendición. La idea de máxima es que ese molde pueda ser utilizado también por otros organismos: "Vamos avanzando, los dirigentes recibieron muy bien la propuesta porque comparten la necesidad de que Salta sea pionera en el país en materia de transparencia", comentó Nallar a El Tribuno, al tiempo que señaló que los controles serán cada vez más estrictos.

Hasta el momento se realizaron más de 100 procedimientos en diferentes campañas electorales con la intención de prevenir acciones incorrectas, detectar fallas y buscar soluciones. La última vez que el Gobierno de la Provincia liberó fondos, únicamente para los que se presentaron con candidatos a gobernador y vice en las elecciones de octubre de 2007, fue en mayo pasado a través del decreto 2031; la distribución se hizo en base a la proporción de votos obtenidos en esa contienda, en la primera categoría, a razón de $1,75 cada uno.

Aunque siempre depende de la cantidad de ciudadanos que los voten, algunos partidos reciben hasta $200.000, billetes que no siempre son rendidos como administrativamente corresponde. Según las disposiciones vigentes, los gastos tienen que ser certificados a medida que se van realizando: para evitar irregularidades en las rendiciones, en la reunión con los apoderados Nallar mencionó los aspectos que se deben ajustar.

A ese encuentro realizado en la sede de la Auditoría asistieron representantes de Frente Grande, Agrupación municipal "Unión y participación vecinal", Agrupación municipal "Cabildo Abierto", Agrupación Federalista Popular Tartagal, Partido de la Victoria, Partido Comunista, Unión Cívica Radical, Partido Justicialista, Partido Renovador, Propuesta Salteña, Movimiento Popular Salteño, Movimiento Socialista de los Trabajadores, Partido del Obrero, Movimiento de Integración y Desarrollo y Partido Humanista. Allí Nallar explicó que "no sólo es la normativa vigente lo que nos impulsa, sino la necesidad de asegurar mayor transparencia y confianza pública. Ambos valores constituyen -entre otros- pilares de una verdadera democracia participativa".

Comentá la nota