Partidos de la oposición buscan consolidar una alianza alternativa

Partidos de la oposición buscan consolidar una alianza alternativa
La UCR, Coalición Cívica y el Socialismo decidieron constituir un frente común para enfrentar al kirchnerismo. Si bien admiten que en algunos distritos hay dificultades, confían en que se van a poder resolver.
El presidente del comité nacional de la Unión Cívica Radical, Gerardo Morales y la titular de Coalición Cívica, Elisa Carrió, explicaron los motivos que, con vistas a los próximos comicios legislativos, los llevó a conformar -junto al Socialismo- un frente opositor al Gobierno nacional. Fue ayer, en el transcurso de una conferencia de prensa conjunta que ofrecieron en el complejo "La Normandina".

Morales, tras señalar que "sería saludable que el oficialismo pierda las elecciones ya que implicaría un cambio en la composición del Congreso" advirtió que "es de esperar que después, los legisladores que ingresen por el frente que estamos conformando no se doblen, no se entreguen ni se vendan ya que el país necesita un Poder Legislativo que sea capaz de ponerle límites al Gobierno y que sea la base para la construcción de una alternativa para los argentinos".

Acerca de la relación del radicalismo con el vicepresidente de la Nación, Julio Cobos y con el resto de los radicales "K" que fueron expulsados del partido, señaló que "se inscribe en el diálogo que vamos a tener dentro de nuestra estructura partidaria".

Más tarde, si bien dijo que "tenemos más de 500 intendentes, concejales y legisladores en todo el país" aclaró que "como somos conscientes de nuestras limitaciones, tenemos que trabajar para fortalecer el Partido; estamos convencidos de que no puede existir una alternativa al gobierno que prescinda del radicalismo".

Luego, tras admitir que "en el inicio del año estamos buscando en las distintas provincias acuerdo concretos con la Coalición Cívica y con el Socialismo" sostuvo que "nos parece que ese es el camino", y agregó que "con 49 partidos políticos reconocidos a nivel nacional, salvo que queramos seguir haciéndole el juego al gobierno, no nos queda otra alternativa que formar un frente".

Después descartó que la alianza que propician pueda tener un final parecido al que años atrás tuvo aquella que la UCR formalizó con el Frepaso: "No tenemos el problema de la convertibilidad, que fue una bomba de tiempo, y vamos a resolver los problemas de liderazgo; de cara a las elecciones legislativas de este año tenemos que establecer una serie de compromisos parlamentarios básicos que permitan devolverle al país una calidad institucional que hoy no tiene; con los dirigentes de la Coalición Cívica y del Socialismo vamos a hacer todo los esfuerzos que sean necesarios; queremos constituir una alternativa previsible y potente, que garantice la gobernabilidad del país".

Acerca de la situación por la que atraviesa el campo sostuvo que "si bien soy consciente de que los productores están muy mal, tienen que rechazar todo lo que les ofrezca Guillermo Moreno (Secretario de Comercio); es una estrategia de reparto que utiliza el gobierno para convertirlos en clientes; nosotros, en febrero, pensamos plantear un proyecto de ley que establezca transparencia no sólo en la asignación de ayudas sino también en la devolución de lo que les pertenece a los productores", anticipó.

Carrió habló de confianza

La titular de Coalición Cívica, Elisa Carrió, si bien admitió que lo que proponen es una alianza, aclaró que "la gran diferencia que tenemos con otras experiencias de este tipo la constituye el hecho de que quienes estamos acá, si bien estuvimos juntos y separados muchos años, tenemos un marco de confianza y de conocimiento; los otros acuerdos que hubo en el país se dieron poco antes de una elección y con el solo sentido de ganarla; nosotros, incluyendo al Socialismo, venimos trabajando en esto desde hace un año y medio y no estamos desesperados por hacer un acuerdo dos meses antes de la elección para ver qué Provincia se puede ganar; no vamos hacia acuerdos partidocráticos tradicionales en los que se juntan personas extrañas; estamos construyendo la confianza, los esfuerzos y superando las diferencias para que, una vez que ganemos y después gobernemos, estemos todos juntos, unidos en los principios y en los afectos comunes", precisó.

Más tarde, luego de destacar que "entre nosotros no existen diferencias ya que el acuerdo es unánime", sostuvo que "lo que hay, como siempre sucede en los distintos distritos, son dificultades en el seno de los partidos; pero se irán superando a medida que avance la necesidad electoral", sostuvo.

Al ser consultada sobre los contactos que la Coalición Cívica mantiene con referentes del "cobismo" bonaerense dijo que "respaldo absolutamente todas las conversaciones que hace Margarita Stolbizer, la titular de nuestro partido en la Provincia".

Más tarde, descartó que los justicialistas que no respaldan al gobierno puedan ser considerados oposición; "el hecho de que los oficialistas, en el momento en que el barco se hunde pretendan ser vistos como oposición se da sólo en la Argentina", dijo y agregó: "La verdadera oposición la constituyen la Coalición Cívica y la UCR que en las últimas elecciones nacionales, en conjunto, sumaron 8 millones de votos".

Añadió: "Tenemos el deber de dialogar con todas las demás fuerzas políticas, incluidos los oficialistas disidentes que realmente se quieran convertir en opositores, no con los que quieran llevarnos a una interna del PJ; tenemos que hacerlo no sólo para cambiar la composición del Parlamento sino también para construir un nuevo gobierno republicano y democrático, con una salida mucho más estable para el país. En cada distrito del territorio nacional vamos a hablar con las fuerzas que sean necesarias para construir un frente opositor que sea tan sólido para arrasar en las elecciones como para gobernar el país de cara al 2011", sostuvo.

Comentá la nota