Los partidos mayoritarios gastaron casi 800 mil pesos

Millonaria: entre todos los partidos políticos de nuestra provincia -tomando en cuenta también a los minoritarios- admitieron haber invertido en la campaña electoral previa al 28 de junio casi un millón de pesos. Se trató de una elección en la que sólo se pusieron en juego cargos de senadores y diputados nacionales.
Los dos partidos mayoritarios, el Justicialista y el Frente Pampeano, gastaron casi 800 mil pesos en la última campaña electoral, la que se hizo antes de la elección legislativa del 28 de junio. La cifra exacta es de 779.377 pesos, de acuerdo a los informes de financiamiento de la Secretaría Electoral.

Cada uno de los partidos debe hacer una presentación previa y una posterior. Según esa estadística, el PJ que postuló a Carlos Verna gastó 559.493 pesos, la mayoría de ellos a partir de obtener un descubierto en el Banco de La Pampa. El FrePam, en tanto, 256.603 pesos y aseguró que tras la elección le quedó un superávit -es decir, no gastó todo lo que recaudó- de 725 pesos.

Los otros partidos que presentaron estos balances fueron "Pueblo Nuevo", la agrupación que postuló a Juan Carlos Tierno como senador (denunció gastos por 33.342 pesos e ingresos por 33.400) y el Movimiento Federalista Pampeano: le ingresaron 19.763 y gastó 16.831.

Antes de la elección, la agrupación de izquierda Pueblo Unido dijo haber invertido apenas 5.000 pesos, en tanto que el Frente Amplio kirchnerista, que postuló a Santiago Ferrigno reconoció un gasto de 50.000 pesos.

Los informes de financiamiento son de las agrupaciones de distrito y de las nacionales con sede central en el distrito, a partir de la aplicación de la Ley 26215 de financiamiento de partidos. La declaración jurada se presenta ante la Cámara Nacional Electoral.

El PJ

Antes de la elección, el PJ informó sus ingresos: Aporte Público (lo que los partidos reciben del Ministerio del Interior a partir de su último desempeño electoral), 60.554 pesos; contribuciones y donaciones privadas, 21.500 pesos. Total: 82.054 pesos. Anunció los siguientes gastos de campaña: operativos por 193.000 pesos, 225.000 pesos en propaganda, 105.000 pesos en "otros". Total: 523.500 pesos, con un déficit de 441.445.

Después de la elección, el informe oficial se redondeó de este modo: Aporte Público, 60.554; contribuciones y donaciones, 20.000. Total: 80.554. Gastos: Operativos 285.903, propaganda 273.590. Total: 559.493. Déficit: 478.938. La campaña empezó el 29 de abril y finalizó el 26 de junio.

El FrePam

El Frente Pampeano que integraron radicales y socialistas, en tanto, brindó los siguientes números antes de la elección. Sus ingresos provinieron de aportes públicos por 49.103 pesos, de contribuciones y donaciones privadas por 225.000, de aportes o contribuciones de otros órganos por 50.000. Total: 324.103.

Los gastos previstos fueron 75.000 pesos en gastos operativos, 200.000 en propaganda y 49.000 en otras cosas. Total: 324.000.

Después de la elección, resultó que el FrePam tuvo ingresos por 256.603 pesos: 49.103 de aportes públicos, 177.500 de contribuciones y donaciones privadas, 30.000 de aportes o contribución de otros órganos. Total: 256.603 pesos.

Los gastos operativos fueron de 57.967, los de propaganda por 188.995 y las transferencias por 4.262, además de otros gastos por 4.653. En total, 255.877 pesos.

El gasto de cada voto

Cada voto que Carlos Verna obtuvo el 28 de junio resultó más caro que -por ejemplo- un sufragio para Francisco De Narváez. Así surge de hacer una ecuación elemental: el dinero invertido dividido por cada voto que sacó esa agrupación o persona.

La cuenta da lo siguiente: al PJ pampeano cada voto le salió 8,06 pesos; al FrePam 4,11 pesos. Eso toma en cuenta -respectivamente- que se hicieron gastos de 559.493 y 256.603 pesos para sacar 69.338 y 62.332 sufragios cada fuerza.

El promedio de lo que puso el PJ pampeano es superior al que en Buenos Aires gastaron Francisco de Narváez (5,75 pesos por cada voto) y Néstor Kirchner (6,40). También supera con holgura lo que invirtió la macrista Gabriela Michetti en la Capital Federal (6,49).

Al Frente Amplio y a Pueblo Unido, de acuerdo a sus propios números, cada voto les costó -respectivamente- 9,03 pesos y 1,43 pesos.

Distintas organizaciones no gubernamentales, como Poder Ciudadano, denunciaron en base a estimaciones privadas que el dinero invertido fue en realidad mucho mayor al reconocido por los partidos: se habla de al menos $ 150 millones, de los cuales la mitad se volcaron al bombardeo publicitario de la semana previa al 28 de junio.

Se confirma el "dibujo"

Las cifras que los partidos políticos admitieron haber invertido en la campaña electoral previa al 28 de junio, parecen ratificar -por si quedaba alguna duda- que lo que las agrupaciones expusieron en el año 2007 era un dibujo.

En aquella ocasión, el PJ dijo que había gastado sólo 62.000 pesos, una cifra irrisoria, sobre todo si se toma en cuenta que en la oportunidad se pusieron en juego todas las categorías electorales nacionales, provinciales y locales.

¿Cómo puede ocurrir que en una elección donde se vota presidente, legisladores nacionales, gobernador, diputados provinciales, intendente, concejales y jueces de paz se gaste menos del 15% de una elección dónde sólo se eligen senadores y diputados?.

En 2007, con la presidencia del PJ a cargo de Carlos Verna, con Juan Ramón Garay como tesorero y con Walter Faccipieri como responsable económico-financiero, el PJ declaró que los gastos operativos de la campaña fueron de $ 35.314, mientras que los gastos de propaganda llegaron a $ 27.283.

Comentá la nota