Los partidos coinciden en que se apoyan en pequeños aportantes

La mayoría de los candidatos prácticamente no declararon dinero de las empresas
El pequeño aportante es el sostén económico de esta campaña electoral. Al menos eso es lo que declararon a la Justicia los principales partidos políticos, que esta vez no admitieron haber recibido casi ninguna donación de empresas.

El caso de Unión Pro bonaerense, que lleva a Francisco de Narváez como cabeza de lista, es el más notable: declaró que le dieron dinero 1232 personas y una sóla empresa: 14 de Marzo SA, una compañía cerealera, que aportó 130.000 pesos.

Del millar de donantes individuales, 506 no superaron los 3000 pesos y sólo el propio De Narváez y seis personas más declararon donaciones de más de 5000 pesos. Mientras tanto, en la Capital Federal, Unión Pro dice no haber recibido ni un sólo centavo de personas jurídicas.

En el informe de gastos presentado por kirchnerismo bonaerense se da el mismo fenómeno: sólo tres empresas figuran como benefactoras de la campaña. En total donaron $ 103.500, menos del dos por ciento del total de aportes declarados por el Frente Justicialista para la Victoria para la lista que encabeza Néstor Kirchner.

Esas compañías son Materiales El Hangar SA ($ 62.500), dedicada a la venta al por menor de materiales para la construcción, y dos empresas de cultivo de cereales y cría de ganado bovino: Agro Lynch SRL ($ 20.000) y Garmendia José Marcos y Garmendia Juan José SH ($ 21.000).

Se trata de un notable cambio respecto de lo sucedido en 2007. En la campaña que llevó a Cristina Kirchner a la presidencia, las empresas habían sido la clave de un financiamiento que generó muchas sospechas.

Entonces, las compañías vinculadas con el rubro salud aportaron, ellas solas, el 36,5 por ciento de las donaciones para solventar aquellas elecciones, de acuerdo con lo declarado. Uno de los principales recaudadores del oficialismo era un funcionario que conocía bien el rubro: Héctor Capaccioli, que era el titular de la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS).

Las dudas sobre el origen de los fondos se incrementaron cuando se descubrió que entre las compañías aportantes estaba Seacamp, la droguería que pertenecía a una de las víctimas del triple crimen de General Rodríguez, Damián Forza, a quien la Justicia vinculó con el narcotráfico.

Entre los donantes más grandes de la campaña de Néstor Kirchner están Santiago Cafiero, hijo de Juan Pablo, el ex ministro de Seguridad bonaerense, y Francisco Cafiero, funcionario de la Subsecretaría de Urbanismo y Vivienda provincial. Cada uno de ellos aportó $ 156.000.

Según el informe que presentó ayer el kirchnerismo, la persona que más dinero donó fue José Molina ($ 178.581). Ese es el nombre del vicepresidente segundo del PJ provincial. Sin embargo, el documento de identidad que figura como suyo en el informe corresponde a una mujer, María Delia Durán.

También fueron declarados entre los principales aportantes el presidente del PJ de Vicente López, Martín Cosentini ($ 137.712); un abogado de la municipalidad de Hurlingam, Gustavo Triemsta ($ 130.700), y Walter Festa, dirigente del PJ de Moreno ($ 114.000). También aportaron más de $ 50.000 Néstor Cotignola, ex director de la Lotería provincial; el intendente de General Rodríguez, Marcelo Coronel, y el concejal de Moreno Pedro Camps.

El Acuerdo Cívico y Social, que lleva a Margarita Stolbizer a la cabeza de su lista de candidatos a diputados nacionales, declaró haber recibido hasta el momento $ 102.000 de aportes, todos provenientes de personas físicas. Los principales donantes son la diputada nacional Marcela Rodríguez ($ 30.000), el diputado provincial Horacio Piemonte ($ 30.000) y la concejala de Lanús Natalia Gradaschi (27.000).

Nuevo Encuentro, el partido de Martín Sabbatella, declaró haber recibido hasta el momento $ 177.771. Sus aportantes son doce personas (ninguna supera los 5000 pesos de donación) y la Agrupación Municipal Nuevo Morón, que encabeza el propio Sabbatella. Ninguna empresa.

Claves

* Tres empresas K. La campaña de Néstor Kirchner declaró aportes de sólo tres empresas, una de venta de materiales para la contrucción, Materiales El Hangar S.A., y dos vinculadas al campo, Agro Lynch SRL y Garmendia SH.

* El antecedente. En 2007, la campaña presidencial de Cristina Kirchner había tenido un fuerte apoyo de empresas, sobre todo de compañías vinculadas al sector de la salud, que representó el 36,5% de los aportes. Entre ellas estaba Seacamp, de Sebastián Forza, una de las víctimas del triple crimen de General Rodríguez.

* Con Heller. Entre las empresas que apoyaron la campaña de Carlos Heller figuran la del publicista Fernando Braga Menéndez (20.000 pesos) y Guzmán Nacich, de telecomunicaciones (20.000 pesos), Laboratorio Bagó (30.000 pesos), la constructora Saint Piper (25.000) y Storey, líder en productos y servicios de alta tecnología (20.000 pesos).

* Una sola empresa para De Narváez. 14 de Marzo S.A. es la única firma que figura como aportante de la campaña de Unión Pro bonaerense. Se trata de una compañía que se dedica a la venta de cereales.

Comentá la nota