Los partidos chicos piden más cargos para firmar el acuerdo opositor

Hoy se reúnen los bloques para definir el reparto de los lugares y negociar luego con el oficialismo. Si los kirchneristas no aceptan, lo votarán en el recinto el jueves
Esta tarde los bloques opositores terminarán de darle forma al esquema con el que intentarán arrebatarle lugares claves de las comisiones en la Cámara de Diputados al kirchnerismo. El organigrama está prácticamente concluido, salvo por la resistencia que ponen las fuerzas más chicas que insisten en tener también representación en las 17 comisiones bicamerales, las que en el reparto preliminar quedaron sólo para los partidos que más legisladores tienen dentro del arco opositor.

La pelea esta al rojo vivo, y las próximas horas serán decisivas para el kirchnerismo y también para la oposición. En ambas veredas se discute cada lugar como si fuese el único y más importante. No es para menos, ya que son espacios de poder que antes estaban copados y eran exclusividad de los K.

La ingeniería se viene preparando desde hace semanas, porque la intención es ubicar cada ficha en el tablero para que quede representado el resultado de las elecciones del 28 de junio. En ese punto, gran parte del arco opositor estuvo de acuerdo y con esa idea se alinearon entre 136 y 138 legisladores. Con esa fuerza, pidieron el 60 % de los lugares, de cuya porción a su vez la mayoría quedará para la UCR, luego el Peronismo Federal y le seguirán la Coalición Cívica (CC) y los partidos más chicos. Esa será la conformación representativa que pretende la oposición para armar las comisiones. Según el esquema por el que peleará la oposición en la negociación, la presidencia del cuerpo quedará para el Frente para la Victoria y las vicepresidencias primera para el radicalismo, la segunda para el PJ disidente y la tercera para la CC Ari.

Hasta acá, los bloques opositores acordaron posiciones para unir criterios e iniciar una negociación con el kirchnerismo antes de la sesión del jueves, cuando asuman los nuevos diputados. Sin embargo, aún no pudieron cerrar la propuesta porque quedaron algunos detalles, no menores, que reclaman las fuerzas más pequeñas. La UCR, el Peronismo Federal y la CC se guardaron para sí las representaciones en las comisiones bicamerales, entre las cuales están las de seguimiento de agencias de inteligencia y las de los Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU). "Así como abrieron la distribución de las comisiones ordinarias, también queremos discutir la conformación de las comisiones bicamerales", reveló a este diario un dirigente del GEN, que conduce Margarita Stolbizer. Este es el punto que tiene trabado el acuerdo integral de la oposición. Pero la fuente se mostró optimista, ya que cree que se podrá destrabar en las reuniones que esta tarde protagonizaran primero los representantes de cada bloque y más tarde sus titulares. Las bicamerales quedaron en el centro de la escena, especialmente porque el arco anti K prevé que en lo que resta de su mandato, la presidenta Cristina Kirchner echará mano a este recurso con mayor asiduidad. Pero la negociación con el kirchnerismo tendrá un capítulo aparte. Es que desde el FPV ya enviaron mensajes a la oposición advirtiendo que Néstor Kirchner no está dispuesto a ceder muchos espacios de poder. A tal punto, que para hacer tambalear los 138 votos a favor de la oposición, desde el kirchnerismo no cesan en tentar con promesas de cargos o beneficios para las provincias a legisladores de la oposición. El propio Néstor Kirchner, o en algunos casos el secretario de la Presidencia, Oscar Parrilli, y el jefe del bloque K, Agustín Rossi, tratan de acercar posiciones con diputados que juraran el jueves. Ante una negativa K para negociar, fuentes de la oposición anticiparon que tanto las autoridades de la cámara como la integración de las comisiones se debatirán en el recinto.

Comentá la nota