El partido de Rajoy recibió una grave denuncia

El Partido Popular, el principal de la oposición española, se vio ayer salpicado por un escándalo sobre presunta financiación ilegal de la formación en la Comunidad Valenciana. La organzación acusa que es una persecución política del gobierno
Según un informe policial publicado por medios españoles, la dirección del PP en Valencia organizó una financiación ilegal a través de una empresa envuelta ya en la trama de corrupción conocida como "Caso Gürtel", que está siendo investigada desde hace meses por la Justicia española.

El informe, del que hicieron eco los diarios El País y El Mundo, destaca que la empresa Orange Market realizó una facturación doble al PP en Valencia, una oficial con IVA y otra en negro, y que ésta era conocida por el secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa, así como por el resto de la cúpula del partido en la región.

Costa ha asegurado que cuando al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, "no le dan la razón, utiliza a la Policía y a los medios en su beneficio". Además lo culpa a él de instigar e intencionar el informe.

Los pagos en negro se sufragaban en ocasiones y según el documento con aportaciones de empresarios de la Comunidad Valenciana.

El presidente regional de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, es uno de los barones más importantes de la formación de Mariano Rajoy.

En agosto se archivó una causa contra él por cohecho en el marco del "Caso Gürtel", la trama supuestamente encabezada por el empresario Francisco Correa, quien durante el mandato de José María Aznar (1996-2004) montaba los actos del PP y después siguió haciendo negocios con este partido, fundamentalmente en Madrid y Valencia.

Comentá la nota