Partido Obrero cierra su campaña en Mercedes

Fue con varias actividades en la esquina de 40 y 29 y en Gowland, este jueves. "Tenemos buena expectativa", dijo la candidata Patricia Bojorge. Hubo un entredicho con un militante del oficialismo.
Este jueves 25 de junio el Partido Obrero local cerró su campaña en Mercedes con varias actividades, que incluyeron una manifestación y volanteada en cercanías del desfile organizado por el municipio, en avenida 29 esquina 40, donde colgaron carteles y banderas rojas, y le comentaron su propuesta a los que pasaban por el lugar. Además, integrantes del PO estuvieron en Gowland, como última actividad y cierre.

"Este es nuestro acto, un acto callejero con las características que decidimos en base a nuestra campaña que fue en la calle. Hoy volanteamos la zona Este, los barrios Unidad y Progreso y Marchetti; ayer hicimos la zona sur, en Almafuerte y Blandengues", comentó en el lugar Walter Altavista, docente, periodista y uno de los candidatos del Partido Obrero local.

Por su parte, la candidata a concejal en primer término, Patricia Bojorge, marcó sus expectativas: "Yo pensé que la cosa estaba fría, pero la gente se para a charlar y a discutir. Hay otra dinámica y ya comenzó a instalarse que hay que tomar una decisión, estamos muy cerca de los comicios. Tenemos buena expectativa y vemos gente diferente que se acerca al local o se para a charlar. Algo está cambiando y ojalá que de para meter un diputado en la provincia, un senador y un concejal en Mercedes. Aspiramos a más pero sabemos las dificultades que se presentan. Al menos en esta oportunidad no percibimos el rechazo", dijo y explicó que el domingo estará de fiscal general en la Escuela 7, donde también votará, alrededor de las 10 horas.

La actividad del PO había dado comienzo a las 14 en la esquina de 40 y 29 y se extendió por varias horas. Un gran cartel negro que señalaba "Selva y Magromer contaminan" coronó la esquina. Cerca de las 16.30 tuvieron un entredicho con militantes del oficialismo que ya habían sido partícipes de otro encontronazo, con el Acuerdo Cívico y Social. El mismo Patricio –un corpulento empleado municipal– discutió con Julio Sena (quien era acusado por este de faltarle el respeto a una mujer, que no habría querido aceptar un volante de propaganda) y otros militantes en el lugar, pero las cosas no pasaron a mayores. Todo fue un malentendido.

http://www.noticiasmercedinas.com/090625po.htm

Comentá la nota