El Partido Nuevo tiene sólo 4 mil afiliados

Es el 17° en el ranking, por debajo del Partido Humanista, PAIS o Vecinalismo Independiente. El dato refleja el carácter cerrado de esa agrupación y su casi inexistente democracia interna.
Luis Juez anunció, después de las elecciones del 28 de junio, que relanzaría el Partido Nuevo, al que, según dijo, daría una mayor institucionalización. Siempre se le criticó al Partido Nuevo funcionar como un partido de sello, con una democracia interna bajísima o sólo formal. Esa situación es la que asegura Juez que quiere revertir (con el tiempo se verá si es cierto u otra promesa demagógica y vacía).

De acuerdo con datos proporcionados por la Cámara Nacional Electoral, al 31 de diciembre de 2008, el Partido Nuevo tiene sólo 4.105 afiliados, el 0,17 por ciento del total de afiliados a partidos políticos en la provincia de Córdoba.

El número es apenas superior a lo que se exige para comenzar a funcionar como partido político (4 mil).

La comparación con otras agrupaciones demuestra los pocos afiliados que tiene el partido que, aliado con otros, ganó la última elección de senadores nacionales. El Partido Humanista reúne 6.120 afiliados, PAIS 8.043, el Vecinalismo Independiente 4.250 y Concentración Popular 4.171.

Un alto dirigente del Partido Nuevo, con reserva de identidad para evitar el castigo de su jefe, reconoció a LA MAÑANA que no es casual que tengan tan pocos adherentes: «Nunca nos interesó ampliar el padrón».

No quiso admitir, sin embargo, que se tratara de una maniobra para restringir la actividad política dentro del Partido Nuevo. Pese a que hay dirigentes que no comparten la conducción oficial, es muy difícil para ellos reunir adherentes que puedan plantear una elección interna con el padrón cerrado.

Los partidos tradicionales, mucho más democráticos, como la Unión Cívica Radical y el Partido Justicialista, tienen 287.241 y 238.105 afiliados, respectivamente.

El «aparato» del primero ha sido hasta ahora la obsesión de Juez, quien trató de aliarse con la UCR para cubrir su déficit partidario. Ahora, si no se trata de otra puesta en escena, intentará construir el suyo.

Comentá la nota