El "Partido de la Justicia", el nuevo enemigo kirchnerista

Jueces y camaristas defienden su independencia. Y cuestionan la intromisión oficial.
¿De qué habla el Gobierno cuando dice que hay un "Partido de la Justicia"? ¿Se piensa en una organización territorial, con una conducción unificada que baja órdenes que los casi mil jueces nacionales cumplen al pie de la letra? ¿La jefatura del partido sería la Corte Suprema de Justicia de la Nación?

La novedosa categorización corresponde al jefe de Gabinete Aníbal Fernández. Arremetió contra "el Partido de la Justicia" luego de la decisión de la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal que impide el uso de reservas para el Fondo del Bicentenario. Las juezas Clara María Do Pico y Marta Herrera, dos mujeres de carrera judicial -la primera ascendida a camarista por el kirchnerismo-, fueron las que firmaron la resolución cuestionada por el Gobierno.

Eduardo Mondino fue Defensor del Pueblo de la Nación durante nueve años y realizó innumerable cantidad de presentaciones judiciales, en el fuero Contencioso. "Es uno de los fueros más independientes de la Justicia. Hemos tenido mayoría de fallos favorables, pero también desfavorables. Es un fuero altamente profesionalizado -asegura el ex Defensor- y nunca ha tenido inconvenientes en sacar fallos sobre vulnerabilidad de derechos".

Mondino deja el traje de ex Defensor y se pone el dirigente opositor al kirchnerismo: "El Partido de la Justicia no existe, forma parte de la paranoia del Gobierno. Ven sospechosos de complots por todas partes y en realidad tienen graves problemas de gestión. Ahora crearon un enemigo inexistente", asegura quien fuera candidato a senador por Córdoba en las listas peronistas no kirchneristas.

Un juez federal con experiencia política, curtido en el fuero donde se investiga corrupción y por ende, habituado al llamado de funcionarios interesados en saber cómo van las causas niega la posibilidad de un hegemonía política: "En la justicia convivimos los designados por los militares, los radicales, el menemismo, y el kirchnerismo, es imposible pensar en un objetivo único en lo político. Jugamos solos. Como los tenistas, no somos un equipo de fútbol. La definición de "Partido de la Justicia" habla de lo poco que conoce el kirchnerismo el funcionamiento de los Tribunales". Y para ejemplificarlo recuerda que "Los jueces Contencioso Administrativo debían resolver los amparos del corralito. Y no hubo una decisión unánime. Eran doce y algunos devolvían el dinero, otros no. Eso es la Justicia. Cada cual resuelve por su lado".

Néstor Blondi que fue juez federal en los '90 y no era muy querido por el menemismo niega la existencia de un "Partido de la Justicia" . Y agrega que "Por suerte hay una buena cantidad de jueces independientes que deciden sobre sus convicciones legales. Caracterizaciones como esas no son convenientes porque los jueces que hacen su trabajo como corresponde, pueden llegar a ser convencidos de que el Gobierno resulta una amenaza para la independencia del Poder Judicial y comenzar a sobreactuar".

Desde Porto Alegre, Brasil, donde asiste al sexto Foro Mundial de Jueces, el camarista salteño y presidente de la Federación Argentina de la Magistratura Abel Fleming critica la construcción del Gobierno. "Sostener que hay un "Partido de la Justicia" es una falta de respeto y es autoritario. El partido de los jueces es el de la Constitución y de la democracia con división de poderes".

El kirchnerismo se muestra contradictorio: cuenta entre sus más importantes logros el haber designado una Corte Suprema prestigiosa e independiente como la actual y ante fallosadversos señala a la Justicia como un enemigo político que intenta socavar su poder.

Comentá la nota