No hay partido judicial, responden en la Corte

No hay partido judicial, responden en la Corte
El juez Fayt dijo que no está "en ninguna conspiración" y desligó a los tribunales del poder político. Lorenzetti afirmó que se echó a correr el "rumor" de una eventual candidatura para "afectar" su "imagen".
Dos ministros de la Corte Suprema eligieron modos distintos de decir lo mismo en el primer día formal de trabajo de 2010. Carlos Fayt y Ricardo Lorenzetti salieron al cruce de las acusaciones de Néstor Kirchner, quien exclamó que en la Justicia, más que magistrados, hay hombres que conforman un "partido judicial". El más longevo lo hizo con tradicionales declaraciones al salir de su domicilio. El actual presidente del cuerpo, en cambio, prefirió la red social más famosa de estos tiempos: Facebook.

Fayt eligió ayer hablar con los periodistas, el día de su cumpleaños 92. "La Justicia no es un partido político. Y yo por lo pronto no estoy en ninguna conspiración", aseguró. Y le pidió a los cronistas que analizaran si las denuncias de la Casa Rosada son o no "una cosa descabellada, sin sentido, injuriosa para toda la Justicia". "Yo estoy en la Justicia, que es un poder del Estado, y por supuesto no es un partido político", se despidió.

Por su parte, Lorenzetti, el presidente de la Corte, que tiene página web y unos 1.200 fanáticos en Facebook, se decidió a desmentir una ya vieja versión que hizo circular Daniel Katz, un hombre del pequeño círculo del vicepresidente Julio Cobos, quien había considerado probable una fórmula para 2011 Cobos-Lorenzetti.

El 1 de febrero, a las 7.34 am, bajo una vehemente fotografía que lo muestra empuñando el dedo índice, el juez de la Corte escribió:

-Estimados amigos: respondiendo a algunas de sus preguntas sobre una posible candidatura a vicepresidente deseo decirles lo siguiente: 1) La versión fue tan absurda e insostenible que me pareció innecesario desmentirla. 2) Nadie afirmó nunca nada al respecto, sino que surgió como un rumor, cuyo origen desconozco. La finalidad, en cambio, es previsible, porque se pretende afectar la imagen imparcial de un juez vinculándolo a una candidatura política.

Y, sin embargo, al final de su mensaje electrónico, Lorenzetti dijo algo más sobre la posibilidad de convertirse en, por ejemplo, candidato:

-Finalmente, cabe aclarar que, según nuestra tradición histórica, no es malo que un juez se dedique a la política, y así lo demuestra el busto de homenaje a Figueroa Alcorta, en la sede del Palacio de Justicia, por su actuación en los tres poderes del Estado. Sin embargo, si uno tomara esa decisión, debe decirlo claramente. Hasta tanto eso no suceda, no hay que creer en los rumores y sí en cambio en que seguiremos trabajando por cumplir nuestra función en la Corte Suprema.

El domingo, Crítica de la Argentina destacó el enojo de Kirchner con la Justicia después de la sucesión de traspiés por las reservas del Central. A Kirchner le preocupan algunos fallos trascendentes que se esperan para los próximos meses: la coparticipación, la ley de medios y el caso Telecom. Y parece haber caído en la cuenta de que en los últimos tiempos su influencia perdió fuerza en los despachos judiciales.

Comentá la nota