Partido cristiano para respaldar al jefe comunal

La estructura política en formación es de carácter vecinal y está promovida por el subsecretario de Gobierno, Andrés Ombrosi.
El subsecretario de Gobierno comunal, Andrés Ombrosi, lidera un nuevo espacio político, denominado Agrupación Vecinal Unidos por Bahía, creado para crear alentar la participación ciudadana, que respalda al intendente Cristian Breitenstein, sin fines electorales inmediatos, con críticas veladas al kirchnerismo y basado en un pensamiento socialcristiano, que rechaza los vicios de los grandes partidos y que, sin quererlo, motivó una revolución entre los principales funcionarios municipales.

Ombrosi, que milita en el PJ desde los 16 años, explicó que

su intención no era la difusión periodística del tema, habida cuenta que la aspiración de la creación de un partido político la realiza, desde 2002, cada vez que hay elecciones locales, aunque nunca logró las afiliaciones necesarias.

Asimismo, admitió que la conformación de la agrupación la intenta llevar a cabo con un grupo de amigos, algunos de los cuales son empleados municipales, pero que no poseen cargo de importancia, y otros son ex compañeros de Acción Católica.

"Con un grupo de amigos, desde la crisis, conformamos una asociación civil, conocimos a Cristian Breitenstein y los postulados de la agrupación Conrad Adenauer, realizamos charlas y aspiramos a conformar otra forma de hacer política", dijo ayer.

El subsecretario descartó cualquier tipo de candidatura o de opción electoral a corto y mediano plazo, "porque lo nuestro es más ideológico. Por ejemplo, pensamos que el dinero utilizado para el salvataje económico debería haberse destinado a resolver la pobreza".

Ahora, Ombrosi busca 900 afiliados para lograr conformar la estructura que, a grandes rasgos, intenta desterrar la pobreza, defiende la lucha ecológica y la vida, y busca una nueva manera de hacer política y de compromiso ciudadano.

"De ningún modo se trata de una opción electoral; tiene que ver con una forma nueva de hacer política, basado en un cambio, que no sea sólo presentarse para ocupar cargos.

"A mí me faltan 30 años para tener la edad de Tunessi (Juan Pedro) y Woscoff (Raúl). Si no hacemos ahora el esfuerzo de construir algo diferente, ¿qué va a hacer que no seamos lo mismo más adelante? Apuntamos a construir un espacio para mejorar la ciudad, desde algo distinto. La política no está basada especialmente en cargos públicos", explicó.

Pensando en el 2028

--¿Usted considera que no se trabaja bien en resolver la pobreza?

--Yo participo del gobierno de Cristian porque estoy convencido de que genera políticas de inclusión, no de asistencialismo. Por eso avalo esta gestión.

--Cuál es su opinión del FPV, partido al que pertenece el jefe comunal?

--A grandes rasgos, comparto la política, pero no los modos. Yo creo en el consenso, en el diálogo.

--¿Qué opina el intendente sobre su decisión?

--Sabía de esta idea, porque no es nueva, aunque no hablé con él. El intendente no está en esta construcción sino en el PJ y siempre me dijo que, en vez de un espacio nuevo, me sumara a los que ya están.

--¿Esto no significaría que usted debería alejarse del gobierno comunal?

--No necesariamente, porque puedo sumarme a los partidos que ya están, pero no renuncio a construir otra cosa.

-- Entonces, ¿la agrupación no será una forma de colectar votos para las elecciones de junio, en respaldo al intendente?

--No, para nada. Aspiramos a ofrecer una nueva manera de hacer política, sin los vicios que tienen algunos partidos del país, pero no vamos a presentarnos en estas elecciones.

--Uno de esos partidos que usted menciona es el que está el jefe comunal, al que ustedes respaldan...

--Sí, pero esto no es un partido con fines electorales. Estamos pensando en 2028, en el bicentenario de la ciudad, en que para ese entonces, haya otro modo de hacer política.

--¿De qué manera puede lograr ese cambio sin cargos?

--El cargo viene después del equipo, de un proyecto, de un programa. ¿Para qué quiero un cargo si no sé qué quiero construir?

"Hoy ()por ayer), escuchaba el discurso del preámbulo de Alfonsín (Raúl). Me emocionó, y no quiero resignarme a que no haya esperanzas en la gente. Aspiramos a un espacio sin compromisos.

Entre sus primeros proyectos, la agrupación prevé solicitar dos pesos a cada afiliado por mes. Los fondos logrados serán destinados a una entidad de la ciudad, elegida por los propios donantes a través de votaciones en un blog, aún no conformado.

Ombrosi ingresó al Concejo Deliberante en 2003 y, desde abril de ese año, cuando asumió Breitenstein, pasó a desempeñarse en la comuna; primero en la secretaría privada, luego en la subsecretaría de Coordinación y, desde 2009, en la subsecretaría de Gobierno.

Comentá la nota