En un partidazo a puro gol, Godoy Cruz fue más eficaz

En un partidazo a puro gol, Godoy Cruz fue más eficaz
El equipo mendocino sigue mejorando su promedio, mientras que Argentinos sólo suma preocupaciones.
Godoy Cruz desmintió a todos aquellos que aseguran que en la cancha de Argentinos Juniors no se puede jugar bien al fútbol por sus dimensiones reducidas. Apostando al toque y a la frescura ofensiva, el equipo dirigido por Diego Coca se hizo fuerte en La Patermal y sumó nuevamente tres puntos (venía de ganarle a Independiente). Tres puntos vitales en su carrera por garantizar su permanencia en la Primera División. Hizo cuatro goles y recibió dos. Mostró mucho poder ofensivo y algunas flaquezas abajo.

Argentinos, en cambio, es preocupación hecha repudio. Sumó su quinta derrota y sigue deambulandio sin rumbo en el fondo de la tabla cuando en la temporada pasada, con estos mismos jugadores, logró un rendimiento mayor que lo llevó a sumar más puntos. No encuentra el juego Argentinos. Es un equipo confuso, que juega cuando Peñalba juega muy bien, pero que se pierde cuando un rival lo pone en apuros.

Godoy Cruz parece un equipo holandés. Es muy difícil verlo tirar un centro. Sale siempre jugando del fondo y si tiene que dar vuelta la pelota todas las veces que sea necesario hasta armar una jugada, lo hace como algo natural. Hace un culto de la circulación del balón y cuando pasa tres cuartos de cancha, acelera y lastima con los amagues y gambetas de Víctor Figueroa y Ariel Rojas y el presente endiablado de su goleador, Leandro Caruso. Un jugador que encontró su lugar en el mundo, aunque cuando estuvo en Arsenal de Sarandí había mostrado sus cualidades. En Godoy Cruz pulió su estilo, se hizo jugador de cabeza alta, de toque, gambeta y definición.

Godoy Cruz gozó de una temprana apertura del marcador. A los 5 minutos, Gabriel Vallés cruzó una pelota, Borghello la bajó de cabeza y Caruso la tocó al gol. Después Torrico evitó tantos de Figueroa, Borghello y Caruso. La confianza de los mendocinos obligó al local, que salió a quemar las naves en el complemento. Canuto pasó al mediocampo y atrás, Argentinos defendió con tres. Una contra y otra vez Caruso para resolver. Pero Argentinos marchó por el camino de la vergüenza deportiva. Peñalba tocó mejor, Hauche entró en sintonía y llegó el descuento del delantero, quien ayer cumplió 100 partidos con la camiseta de Argentinos.

En el ida y vuelta, los mendocinos encontraron espacios. Figueroa encaró a Torrico. El arquero se tiró en busca de la pelota y hubo un contacto con el mediocampista. Pitana no dudó y el propio Figueroa convirtió el tercero. Pero Argentinos tenía más vergüenza y Canuto, su goleador, marcó el descuento. Godoy Cruz tocó hasta el final y llegó al cuarto. El partido creció. Argentinos llegó, pero no pudo. Godoy Cruz sube como si fuese un vino espumante.

Comentá la nota