Las partidas para el hospital están congeladas desde el año 2005

Los aportes que se entregan para el funcionamiento del SAMCo "Jaime Ferré" y los consultorios periféricos no se incrementan desde hace cuatro años. El jefe del Nodo de Salud, Alejandro Ruíz Díaz parece no haber tomado en cuenta cuáles son las necesidades reales del nosocomio.
Las partidas que el Gobierno provincial destina para solventar los gastos de funcionamiento del SAMCo Rafaela, que incluyen al Hospital Dr. Jaime Ferré y a los consultorios periféricos que hay en distintos barrios de la ciudad, sólo alcanzan a 150 mil pesos mensuales. El monto está congelado desde el año 2005 y nunca fue actualizado desde entonces, pese al impacto que la inflación tuvo sobre los costos e insumos generales. En la Jefatura del Nodo Rafaela, a cargo del candidato a concejal Alejandro Ruíz Díaz, no parecen haber tomado nota de las necesidades del hospital real, quizás porque prefieren mirar con esperanzas los afiches y avisos televisivos que vienen hablando del nuevo hospital de alta complejidad para Rafaela que es el mayor fantasma del proceso electoral en curso, ya que nadie lo vio aún en ningún lado y ni siquiera las autoridades locales han sido informadas de cuáles serán sus características.

Según la presidenta del Consejo de Administración del SAMCo Rafaela, Ether Senn, los servicios se están cumpliendo normalmente y la relación con los proveedores no sufrió alteraciones. Pero Senn reconoció que la preocupación ya le fue transmitida al Ministerio de Salud.

Las autoridades del SAMCo también admitieron que los 150 mil pesos no alcanzan. De hecho, según informaron, el año pasado la Provincia tuvo que hacerse cargo de enviar una partida extra del orden de los 800 mil pesos, para normalizar la relación con los proveedores y equilibrar las cuentas.

Mientras en Rafaela las autoridades del SAMCo hacen malabarismos para llegar a fin de mes y cumplir con las obligaciones mínimas, el Gobierno provincial sigue difundiendo profusamente afiches gigantes y spots televisivos en los que incluye al "Hospital de alta complejidad" en Rafaela como uno de los 8 nuevos efectores de salud de la provincia.

En realidad, el futuro hospital de Rafaela nunca pasó de ser una promesa del gobernador, que cumplirá un año de vida el próximo 9 de Julio. Ese día, en un discurso que pronunció en la explanada del Palacio Municipal, Hermes Binner anunció el envío de 6 millones de pesos para atender el "programa municipal de cloacas" de Rafaela y reveló que se construiría un nuevo hospital en la ciudad, con característica de alta complejidad.

Los 6 millones prometidos llegaron varios meses después y tras no pocos reclamos. En cambio, la promesa del nuevo Hospital quedó en eso. A un año del anuncio del Gobernador, el proyecto no existe: no hay terreno elegido –aunque hubo gestiones con el grupo Williner para adquirir un predio sobre la ruta 34, entre el barrio 17 de Octubre y la ex Grossi-, no hay planos, no hay proyecto técnico, no hay maquetas como en el caso del Centro Cívico, no se sabe cuánto costará, ni que capacidad tendrá, ni con qué equipamiento contará.

Lo que continúa a buen ritmo es la propaganda oficial. En un newsletter enviado por correo electrónico a todos los docentes de la provincia desde el sitio web del gobierno, se enumeran las "acciones del primer año de gestión". Además de una larga lista de medidas relacionadas con la educación, se incluyen como primer punto de las "acciones" 4 nuevos hospitales de alta complejidad. Todos, menos el caso de Rafaela, tienen alguna referencia: el Iturraspe de Santa Fe "en construcción"; el de Reconquista con firma de contrato el 11 de junio y el de Venado Tuerto, cuya apertura de sobres de licitación se realizó el 9 de junio. Cualquier relación de estas dos últimas "acciones" con la campaña preelectoral no es casualidad: en el caso del hospital fantasma de Rafaela, un sugestivo espacio en blanco acompaña la mención. No puede haber fechas ni precisiones porque en realidad no existe ningún proyecto firme.

Mientras todo esto sucede, el Hospital actual, el de más de 100 años de trayectoria, sobrevive con 150 mil pesos para costos operativos mensuales, lo mismo que recibe desde hace 4 años.

Comentá la nota