La participación de Libres del Sur generó grietas en una marcha

Aunque los organismos de Derechos Humanos pugnaron por una marcha unitaria, las diferencias ideológicas entre los participantes se notaron con vehemencia. Poco antes de las 20 de ayer, referentes de Madres de Plaza de Mayo (filial Tucumán), de Hijas e Hijos por la Identidad, la Justicia, contra el Olvido y el Silencio (Hijos), de ex presos políticos, de Familiares de Desaparecidos de Tucumán (Fadetuc) y partidos de izquierda, se congregaron frente a la Casa de Gobierno para leer el documento que rubricaron en conjunto.
Más de 1.000 personas oían atentamente y coreaban los cánticos que se sucedían entre punto y punto del escrito.

El texto hacía hincapié en la necesidad de acelerar los juicios contra los presuntos autores de delitos de lesa humanidad cometidos durante el Gobierno militar. “A este paso, los juicios llevarán más de 60 años. Se iniciaron 1.042 querellas y sólo se realizaron 39 procesos”, acotó Carolina Pereyra, de Hijos. El escrito exigía, además la inmediata sanción de una ley de protección a testigos. “Queremos que se los cuide; no tienen por qué soportar amenazas”, agregó Pereyra.

Diferencias

Pese al llamado a la unidad, las agrupaciones marcaron sus diferencias. Hacia el fin del acto, se invitó a circundar la plaza Independencia. “Los organismos de DDHH encabezarán la movilización; las otras agrupaciones irán detrás”, anunciaron por micrófono.

Pero detrás de las Madres de Plaza de Mayo y de Hijos sólo se encolumnó Barrios de Pie (responde al movimiento Libres del Sur, integrante de los Gobiernos nacional y provincial). El Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), el Partido de los Trabajadores Socialistas, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), entre otras fuerzas, optaron por no integrar la columna.

“Adherimos al acto, pero creemos que el Gobierno es responsable de la impunidad: mantiene jueces de la dictadura y no desmantela el aparato represivo”, dijo Clarisa Alberstein, del MST. Rubén Porta (CCC), en tanto, aclaró que su grupo marchó con las Madres minutos antes, pero admitió que mantienen desencuentros con Libres del Sur: “hay un montón de diferencias ideológicas”. El Partido Obrero y la Comisión de Familiares de Víctimas contra la Impunidad, que encabeza Alberto Lebbos, decidieron bajarse del acto al enterarse de la participación del movimiento que integra el Frente para la Victoria.

Laura Figueroa, la letrada que lleva adelante varias causas contra ex militares, lamentó la división. “En este día, salvo los que cometieron el golpe, todos los sectores deberían estar aquí”, manifestó.

Comentá la nota