PARQUE PROVINCIAL ERNESTO TORNQUIST La cooperadora sigue buscando su lugar en la reserva

Los miembros de la misma siguen manteniendo reuniones para definir cuales serán las nuevas actividades que cumplirán ahora que el OPDS ya tomó el control de la administración.
Con el objetivo de clarificar cuáles serán las funciones que la Asociación Cooperadora del Parque Provincial Ernesto Tornquist desarrollará en el futuro, sus miembros están evaluando los pasos a seguir.

Para tal fin, el vicepresidente de la misma, Alfredo Belardinelli alertó que mantienen asiduas reuniones para determinar las actividades que llevarán a cabo.

"Una de las posibilidades que se está manejando es la de trabajar en algún tipo de intervención de control social en la administración del parque", señaló Belardinelli.

"De todas maneras, es algo que se tiene que analizar bien entre las dos partes involucradas", dijo.

El vicepresidente agregó que el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) les ofreció la posibilidad de desarrollar otras actividades en las que tendrían un manejo total de los recursos que generen.

"Consideramos, para ser coherentes, que los recursos del parque son todos iguales y por tal motivo, a una manera muy personal de ver, que la cooperadora esté para algunas actividades y para otras no... Es un poco confuso", advirtió.

Belardinelli aseveró también que piensan seguir trabajando en los proyectos que tenían antes de la intervención del OPDS, que desde los primeros días del mes pasado comenzó con el cobro de entradas.

"Obviamente, todo lo que queremos hacer tendrá que tener la anuencia del OPDS", recalcó.

También contó que uno de los proyectos de la Asociación Cooperadora era disponer de un fondo para colaborar con otras reservas.

"Ese tema sigue en pie. Habría que fijar un porcentaje para hacer efectivo el envío de los fondos", aseveró.

En cuanto a la relación con el OPDS después de varias idas y venidas por el manejo de la administración del parque provincial, destacó que a su manera de ver el organismo se "contradice en sus ideas".

"Hace unos días se realizó en las instalaciones de la reserva una Jornada de Cultura en la que se remarcó el rol de las Instituciones No Gubernamentales, lo que nos dio la oportunidad de plantear la situación que estamos viviendo", contó.

"El disertante cuando nos escuchó 'se agarró' la cabeza porque era justamente el mensaje contrario que él pregonaba", indicó Belardinelli.

De todas maneras, según detalló, en una de las última reuniones se reafirmó la continuidad de la Asociación Cooperadora.

"Pero tenemos que seguir con otros pasos, es decir, tener algún tipo de ingresos. Tampoco podemos perder el objetivo de actuar, como lo dije anteriormente, como control social, porque perderíamos la esencia por la cual llegamos al parque hace más de 10 años", subrayó.

"Ocupar un cargo en la cooperadora con limitaciones terribles no tiene sentido...Si estamos trabajando lo hacemos por el parque", dijo.

Belardinelli destacó también el apoyo de los políticos locales, funcionarios y pobladores en general que manifestaron a favor del trabajo que la Asociación Cooperadora realizó para mejorar las instalaciones y calidad en el servicio al turista.

"Nos siguen dando fuerzas y preguntan para saber como se desarrolla el tema", comentó.

"El sosten local es necesario. La verdad es que los que sucedió de alguna manera nos aniquiló, pero estamos convencidos de que vamos a poder seguir desarrollando nuestro anhelo que no es ni más ni menos que el parque sea un lugar cada vez mejor", culminó.

Por ley

Los integrantes de la Asociación Cooperadora del Parque Provincial Ernesto Tornquist, quienes desde hacía más de 10 años se habían hecho cargo de la reserva, fueron notificados hace unos meses atrás que la administración pasaría a manos del OPDS, según lo establecía la ley 10.907 (Resolución 8.103) que trata sobre la distribución de los fondos de las reservas naturales, lo que generó un conflicto entre ambas partes.

Naturaleza viva

El Parque Provincial Ernesto Tornquist está ubicado en el partido de Tornquist, sobre la ruta provincial 76, al este del Abra de la Ventana, en las Sierras de la Ventana y se considera como uno de los polos turísticos más atractivos de la región, por su extensión, además de su belleza y riqueza natural.

Fue creado en 1937, mediante la Ley Provincial Nº 5.421/1958, durante el gobierno del Dr. Manuel Fresco en la Provincia de Buenos Aires, gracias al ofrecimiento del Martín Tornquist al estado provincial de dos predios de su propiedad.

Uno de ellos (de 3.228 hectáreas) fue vendido por la mitad de su precio en aquellos momentos. El mismo posee el Cerro de la Ventana, célebre formación natural que da el nombre a este sistema serrano y fuera declarado Monumento Natural en 1959.

El otro lote vecino (de 583 hectáreas), ubicado en el nacimiento del Río Sauce, fue donado a la provincia.

La venta y donación de tierras se efectuó el 11 de mayo de 1937, con la presencia del gobernador Fresco, el ministro de Obras Públicas, Ingeniero José María Bustillo y Martín Tornquist.

En 1940 se expropian una serie de predios adicionales, unas 2.893 hectáreas, los cuales sumados a los dos lotes originales sumaron 6.707 hectáreas, la superficie actual del Parque Provincial.

El parque provincial está enclavado en la zona central de la Sierra de la Ventana, conocidas como Casuhati por los aborigenes y pertenece al Sistema de la Ventania o Sierras Australes de la Provincia de Buenos Aires.

Dentro del área se ubica el Cerro Ventana (1.134 m.) el segundo en altura de esta formación orográfica luego del Cerro Tres Picos (1.239 m.), que se encuentra fuera del parque.

El área cuenta con un campamento en la base del Cerro de la Ventana, un sendero hacia el Hueco de la Ventana y un Centro de Interpretación en el sector administrativo.

Posee un clima templado, con mayor humedad en las zonas interserranas y la flora de la zona es particularmente variada, ya que se contabilizan más de 300 especies de plantas vasculares.

En las quebradas de los ríos y en la base de algunos cerros se pueden encontrar formaciones leñosas como el Chañar, árbol típico del área chaqueña con corteza verde que se desprende en placas; Molle, árbol o arbusto de follaje siempre verde que suele presentar agallas (protuberancias provocadas por invertebrados que se hospedan dentro de hojas y tallos); Brusquilla, arbusto espinoso común en la zona; etc.

La formación vegetal dominante es el pastizal y constituye varias comunidades diferentes, ubicadas en distintos sectores de las sierras.

Los sectores rocosos contienen numerosos líquenes (simbiosis de hongos y algas), que le otorgan un gran colorido al paisaje; también helechos ubicados en las bases de las grandes piedras y entre las fisuras de las rocas; Claveles del Aire de crecimiento epifito; y algunas especies de cactus bajos.

En las partes altas de la sierra se encuentran plantas características de regiones australes, como la Grindelia chiloensis, una compuesta resinosa de hermosas inflorescencias amarillas.

En cuanto a la fauna, se pueden encontrar buena parte de los mamíferos silvestres autóctonos como el guanaco, aunque el remanente de la población propia de la zona, con prioridad para su conservación, se encontraría en el Cerro Tres Picos, dado que en la reserva el plantel existente provendría de Patagonia.

También conviven el zorro gris pampeano, el zorrino y el peludo, entre otros.

Las aves son uno de los grupos biológicos más notables del lugar. Entre las especies observables se pueden citar: las perdices o inambúes, picos de plata, lechucita de las vizcacheras, halconcitos colorados, caranchos, chimangos y verdones.

El área también cuenta con algunos endemismos animales como es el caso de la Iguana de Cobre, un saurio exclusivo de los sectores altos de la Sierra de la Ventana.

Hay varias especies animales exóticas, como caballos cimarrones, ciervos y liebre europea.

Las visitas

Hay dos senderos de interpretación autoguiados: al Hueco de la Ventana y a las Cumbres.

El Sendero al Hueco de la Ventana permite ascender a esta formación siguiendo un camino peatonal marcado con carteles. Requiere un esfuerzo moderado, teniendo en cuenta que se trata de subir al Cerro de la Ventana.

Está dividido en diez estaciones o paradas que nos permiten ir conociendo los árboles cultivados, los arroyos serranos, la geología regional y el pastizal serrano.

Otra salida interesante es una caminata a la Garganta del Diablo. Se parte de la casilla de informes ubicada en la base del Cerro de la Ventana, contando con atractivos para aquellos que gusten de las caminatas y la geología de las sierras.

Cobro de entradas

Desde que se hizo cargo el OPDS se comenzó con el cobro de entradas, que suplanta al bono contribución que aplicaba la Asociación Cooperadora y no era obligatorio.

Los valores son los siguientes: general, mayores de 12 años, 10 pesos; menores de 12 años, 4; visitas educativas, 4; extranjeros no residentes en el país, 20; entrada por dos días mayores y extranjeros, 15; por tres días, 20; por dos días menores, 6 y por tres días, 8. Los jubilados, pensionados, residentes del partido de Tornquist, menores de 6 años y discapacitados, no pagan.

Comentá la nota