Parque Nacional Calilegua: el Gobierno de Jujuy admite que la contaminación es grave

Al responder un pedido de informes aprobado por la Cámara de Diputados, se confirmó que un viejo pozo explotado por YPF es hoy una fuente no controlada de residuos peligrosos y ecotóxicos que afectan fundamentalmente a la reserva y a la cuenca hídrica del área. Advierten que la Nación debe hacerse cargo de la remediación.
Según el informe del Poder Ejecutivo, se verificó que en el pozo Caimancito e-3 existe una torre de sellado oxidada y quebrada pero sin pérdidas y se indica que el surgente procede, probablemente, por una fractura o zona de debilidad del suelo, desde un sector ubicado aproximadamente a seis metros al noreste de la perforación abandonada.

El caso había sido denunciado meses atrás por la agrupación ambientalista La Huella Gaucha y autoridades del Parque Nacional Calilegua.

La contestación del Ejecutivo informa que los últimos análisis sobre los líquidos que manan en el lugar -que fueron encomendados a la Cátedra de Química Analítica de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de Salta- se realizaron sobre un pozo abandonado por YPF y a tres metros de la confluencia del surgente del pozo con el arroyo Yuto. Los resultados hablan de una pérdida de agua salada, más de 100 gramos por litro- sin contenido de hidrocarburos, con una temperatura de 60-70 grados centígrados y con alto contenido de cobre. Además se precisa que el área próxima afectada llega a los 600 metros cuadrados.

"Si bien resulta difícil de pronosticar las consecuencias mediatas, –añade- en la actualidad la situación configurada es grave dada la presencia de una fuente no controlada de residuos peligrosos y ecotóxicos, que afectan fundamentalmente un parque nacional y una relevante cuenca hídrica de nuestro país",

Se señala asimismo que en julio de 2009 se hizo un requerimiento al secretario de Energía de la Nación, Daniel Cameron, a fin de lograr la remediación del pasivo generado por el pozo y que se envió una comisión al organismo nacional con el objeto de gestionar la corrección ambiental por parte de las autoridades centrales.

El informe incluye la opinión de la jefa del Departamento de Recursos Energéticos, Gladys Fernández, quien advirtió que el pozo no pertenece al yacimiento Caimancito y fue perforado antes de la privatización de YPF y de la federalización de hidrocarburos, por lo que corresponde al Estado nacional remediar los daños.

Otro estudio de octubre de este año, efectuado por la Dirección provincial de Políticas Ambientales y Recursos Naturales, describe que el pozo e-3 presenta la surgencia de una solución acuosa, caliente, que contiene un sólido de color blanquecino. Estos efluentes han formado una especie de laguna y un arroyo que desemboca en el cauce del arroyo Yuto. El análisis de laboratorio de muestras tomadas en este lugar arrojó elevados contenidos en sales, principalmente cloruros, y elevados valores de hidrocarburos, se indica.

El efluente del pozo "está modificando la calidad del suelo y el agua del arroyo Yuto y potencialmente afectando la flora y fauna acuática y terrestre de la zona, provocando un impacto ambiental negativo en el ambiente en general", explica el informe. Estima asimismo que la situación puede deberse a una falla en el sellado del pozo y tras solicitar la corrección, advierte que esa tarea debe ser realizada por profesionales con conocimientos específicos en el tema.

Antecedentes

El pozo Ca e 3 –dice el informe- es una perforación efectuada por YPF en 1971 y se encuentra fuera del área hidrocarburíferas concesionada a Pluspetrol S.A. y fuera de la jurisdicción del Parque Nacional Calilegua.

También se indica que en la zona se explota el Yacimiento Caimancito que cuenta actualmente con doce pozos en producción, operaciones que comenzaron en 1969. El parque fue creado a fines de la década de los 70 mediante la Ley 3586 del 27 de noviembre de 1978, por lo cual la actividad hidrocarburífera es anterior a la creación de la reserva.

Se da cuenta asimismo que por decreto del Poder Ejecutivo Nacional del 21 de julio de 1992, se aprobó la adjudicación y se otorgó la concesión por 25 años a las empresas Petróleos Sudamericanos S.A. y Necón S.A. sobre el área CON – 3 Caimancito. En 2007, la UTE Petróleos Sudamericanos y Necón –operadores del yacimiento- requirieron autorización para ceder el 100 por ciento de sus derechos sobre el área concesionada a favor de Pluspetrol, anuencia otorgada por decreto provincial en ese año, explica el informe.

Se agrega que en diciembre de 2008, Pluspetrol presentó un informe de impacto ambiental "Proyecto de intervención de los pozos Ca 37, Ca 38 y Ca 39 – Yacimiento Caimancito" y que en mayo de 2009 elevó informe de factibilidad ambiental –instalación de un horno pirolítico para disposición de residuos sólidos en el yacimiento.

Con posterioridad a la designación de la autoridad de aplicación hidrocarburífera provincial –dice- se conminó a los operadores a instalar una planta de compresión para eliminar el venteo del gas como procedimiento normal y sistemático, lo cual constituyó una "significativa acción de cuidado ambiental, lo que además fue acompañada de un correlato económico de interés provincial, puesto que comenzaron a generarse también regalías por producción gasífera".

Regalías

En otro párrafo del informe se revela que los montos mensuales promediados de regalías recibidas por la Provincia por la explotación del yacimiento Caimancito son de 153.000 pesos en crudo y 6.670 pesos en gas.

Comentá la nota