El Parque Industrial también estaría afectado Un barrio se queda sin agua a raíz de la sequía de las napas

Los vecinos están desesperados porque sus pozos están secos. Apuntan a un emprendimiento de la zona que creó siete lagos artificiales. Dicen que los estanques acaparan todo el fluido.

El barrio Carabassa se está quedando sin agua a raíz de la sequía de las napas que, según los vecinos, son succionadas por las bombas de siete lagos artificiales creados por un emprendimiento urbanístico de la zona.

Los frentistas aseguran que en 30 años y con temporadas sin lluvias más graves que la vivida actualmente, "nunca ocurrió algo similar".

Ayer, funcionarios provinciales del área que controla el agua, recorrieron el Parque Industrial debido a denuncias de algunas empresas que sufren el mismo mal que los vecinos de Carabassa, la falta de fluido.

Desde hace aproximadamente un mes a la fecha los vecinos de la urbanización privada Pilará comenzaron a sufrir la falta de agua en sus casas, una problemática que en principio creyeron particular y luego se dieron cuenta que era general y muy preocupante.

Es que cada vecino en su casa empezó a notar que el fluido de agua salía muy débil y en pos de solucionarlo cambiaron cueritos, caños y hasta bombas, pero la solución nunca llegó.

El drama que cada uno de los frentistas creyó sufrir en sus viviendas se hizo masivo cuando empezaron a conocer que varios sufrían el mismo problema, la falta de agua.

No era pura coincidencia que a cuatro casas distanciadas entre sí, como suelen serlo en zonas rurales como esta, les faltara el agua.

Teresa fue una de las primeras vecinas a la cual la bomba empezó a fallarle y no sacaba el fluido de agua normal: "hace poco más de un mes que comencé a tener problemas con el agua y pensamos que era la bomba".

Como también lo hicieron Norma y Rubén, la frentista recurrió en primera instancia a cambiar los cueritos del varillaje que el motor hace bombear para extraer agua.

Pero al no tener resultados, invirtieron en motores nuevos, que tampoco les dieron respuestas a la problemática. La última chance de los frentistas fue cambiar los caños, pero nada les devolvía el caudal.

Todo el gasto de dinero que los frentistas hicieron, fue el mismo que realizaron otros dos vecinos más, intentándolo todo para contar con agua.

Fue entonces cuando la mirada de los aquejados vecinos se fijó en la construcción de sietes lagos artificiales que el emprendimiento Pilará creó en sus 380 hectáreas para el riego de sus canchas de golf.

"Necesitamos una solución urgente" reclaman los vecinos del barrio que aseguran que acudirán al Municipio y si es necesario a la Justicia.

Por ahora sólo tienen agua aquellos que cuentan con los viejos pozos bombeados por molinos de viento, cuyos caños llegan a una profundidad de más de 30 metros, pero que también temen que se sequen las napas.

Acusaciones

Con la impotencia de no contar con un recurso natural indispensable y ver que a pocos metros de sus hogares el agua está siendo extraída en forma indiscriminada, los vecinos de Carabassa comenzaron a señalar los siete lagos de Pilará como los responsables de haber secado las napas.

"Nunca antes habíamos tenido problemas con el agua, el pozo de mi casa tiene 18 metros y antes con la bomba manual sacábamos agua a apenas seis metros", contó Norma.

La mujer aseguró que desde el camino se puede ver cómo desde uno de los lagos, el agua sale como si fuese "un volcán en erupción" y remarcó: "y son siete lagos iguales".

Para Teresa la observación es la misma y el responsable de la sequía de las napas también, ambas vecinas aseguran que desde que comenzó esta obra el barrio empezó con la problemática del agua.

Rubén y otros dos vecinos sufren el mismo mal y también nombran al emprendimiento como el extractor del agua de sus napas. La preocupación de los frentistas crece y la búsqueda de una solución comienza a desesperar a los frentistas que necesitan imperiosamente del agua para su vida, la de sus animales, sus huertas y plantas.

En tanto, hasta ayer las autoridades comunales no estaban informadas de la problemática sufrida por los habitantes del barrio Carabassa, los cuales apuntan a Pilará.

En el Parque

Fuentes oficiales contaron a El Diario que en la mañana de ayer una camioneta del área de control del agua del gobierno bonaerense, recorrió el Parque Industrial con cuatro inspectores a bordo.

Las mismas fuentes aseguraron que la visita de los hombres de la Provincia, tuvo que ver con un problema similar al sufrido por los vecinos de Carabassa, pero por algunas empresas del complejo fabril.

Los funcionarios bonaerenses, señalaron que hubo denuncias de parte de algunos empresarios de la falta de agua en las napas y por tal razón llegaron para inspeccionar el uso racional del agua por empresas que trabajan en forma masiva con el líquido como es el caso de una papelera instalada en el Parque.

Con este dato y la denuncia de algunos productores de hortalizas que también aseguran estar afectados por esta problemática que les impide regar con normalidad sus plantaciones, la imagen deriva a una zona colapsada cuyas napas no dan abasto ante la inmensa demanda.

Comentá la nota