Los paros complican el feriado largo

Los paros complican el feriado largo
Habrá huelga de bancarios y de gastronómicos; a última hora quedó levantada ayer la protesta de ómnibus de larga distancia
En medio de protestas gremiales en demanda de aumentos salariales comienza hoy el fin de semana largo con motivo del feriado por el 25 de Mayo.

Gastronómicos, bancarios y transportistas, tres actividades fuertemente vinculadas con el turismo, tuvieron en vilo ayer a los usuarios, pues amenazaban con aguar sus minivacaciones.

Sin embargo, llegada la noche quedó definido que podrían viajar, como consecuencia del levantamiento del paro de ómnibus de larga distancia, pero también se supo que se mantendrán las dificultades para conseguir dinero en cajeros (sobre lo que se informa en Economía) y para acceder a algunos servicios que el gremio gastronómico brinda en hoteles, confiterías y restaurantes.

Y, seguramente, los padecimientos los sufrirán numerosos turistas, ya que la demanda de pasajes ha sido incesante. Según informaron las empresas de ómnibus, los destinos más visitados serán Córdoba, Mendoza y las ciudades costeras, como Mar del Plata, Pinamar y Villa Gesell.

"Para Mar del Plata y Córdoba tenemos alrededor del 30 por ciento de refuerzos de ómnibus, por la cantidad de gente que viaja", dijo Juan Matas, empleado de la empresa de ómnibus Chevalier. Según la empresa Plaza, el panorama es el mismo. "Los viajes a la costa están completos. Estamos pensando en poner refuerzos", dijo una empleada de la compañía.

Las empresas Plusmar, Flecha Bus y El Rápido Argentino dijeron que la ocupación es muy buena, pero que hasta anoche quedaban pasajes para los destinos más concurridos. "Los fines de semana largo es normal que mucha gente decida viajar sobre la hora, así que mañana [por hoy] habrá un montón de gente comprando pasajes", explicó Fernando Monti, empleado de Flecha Bus.

Los viajantes no sólo se encontrarán hoy con una terminal llena. También disfrutarán, hoy y mañana, de un inesperado calor otoñal (ver aparte).

Pero el mero anuncio de medidas de fuerza gremiales provocó ayer preocupación, especialmente por la ratificación de los sindicatos gastronómico, liderado por Luis Barrionuevo, y bancario, de Juan José Zanola.

La cancelación del paro de ómnibus de larga distancia llevó un poco de alivio a quienes decidieron tomarse un descanso este fin de semana. La medida se levantó luego de que el secretario general de la UTA, Roberto Fernández, acordara un aumento no remunerativo de salarios de $ 400 hasta septiembre, retroactivo a enero. El dirigente argumentó que el acuerdo ya había sido pactado con la cámara empresaria y no se estaba cumpliendo.

En cambio, otra de las medidas de fuerza que continúan en pie es la anunciada por la Unión de Trabajadores Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (Uthgra).

El anuncio fue realizado por Barrionuevo y por el secretario de la seccional porteña, Dante Camaño. Los gremialistas explicaron que la medida es tomada "ante la negativa de las patronales a otorgar un aumento salarial del 30 por ciento".

Sin comedores en escuelas

Barrionuevo precisó a qué sectores afectará el paro: "Iniciamos la medida de fuerza en comedores, hospitales y escuelas. Y el fin de semana en todas las zonas turísticas del país".

La última medida de fuerza del gremio provocó un violento choque con la policía en pleno Barrio Norte. El titular de la Asociación de Hoteles y Restaurantes, Confiterías y Cafés (Ahrcc), Luis María Peña, dijo a LA NACION que "esta movilización, como otras, busca generar temor en la sociedad" y no cree que vaya a afectar el normal funcionamiento de los establecimientos gastronómicos.

Además, dijo que las declaraciones de Barrionuevo son "mentirosas". Anteayer, continuó Peña, "las partes se sentaron en el Ministerio de Trabajo y el gremio presentó el pedido de aumento. En ese momento, comenzaron las negociaciones. No habían pasado ni 24 horas y ya están haciendo paro, que sólo tiene sentido político".

Como se dijo, otro paro que amenaza con afectar el fin de semana es el de la Asociación Bancaria. La medida de fuerza prevista para hoy será de cinco horas en las que no habrá atención al público, luego de que fracasaron nuevamente las negociaciones salariales con las cámaras del sector. "Vamos a tratar de atender a los jubilados; sin embargo, ya hubo algunos incidentes, pues los bancos no siempre ofrecen las condiciones para poder hacerlo, con el Tesoro o la seguridad", dijo el vocero de La Bancaria, Eduardo Berrozpe.

Comentá la nota