Paro de trabajadores de gas hace peligrar abastecimiento de garrafas

Un paro de alcance nacional decretado por la Federación Argentina Sindical del Petróleo y Gas, que comenzó ayer y al que también adhirió el sindicato local, hace peligrar el abastecimiento de garrafas. La medida de fuerza es por tiempo indeterminado, y se lleva a cabo para reclamar un 25 por ciento de aumento en los salarios del sector.
El secretario gremial del Sindicato de Trabajadores del Petróleo y Gas Privados, Luis Borges, confirmó que la protesta afecta a todas las fraccionadoras de la provincia, y recordó que desde hace casi dos meses llevan adelante el reclamo salarial sin obtener respuestas.

La medida de fuerza comenzó ayer y es por tiempo indeterminado, aunque algunas fraccionadoras todavía estaban en condiciones de vender garrafas, porque cuentan con stock de garrafas. Sin embargo, tanto desde las empresas como desde el gremio del sector, coinciden en que si la huelga se prolonga, podría haber desabastecimiento.

"Confiamos en que habrá un acuerdo en las próximas 48 horas", dijo Borges, en relación con las negociaciones que se realizan en el Ministerio de Trabajo de la Nación, donde se llevan a cabo las reuniones de conciliación obligatoria entre los representantes del gremio y de las empresas.

Ayer, el dirigente sindical Luis Borges dijo que las empresas del sector obtuvieron en los últimos meses un importante margen de ganancia, a partir de la venta de garrafas a precios subsidiados. "Esas ganancias no se tradujeron en una mejora en los salarios de los trabajadores", añadió el dirigente.

Al anunciar la medida de fuerza, el secretario general de la Federación Argentina Sindical del Petróleo y Gas - región nordeste, Ceferino Romero, dijo que "los empresarios tienen un subsidio y quieren aumentos porque no están conformes con la ganancia".

El gremio demanda una recomposición salarial del 25 por ciento, pero ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo en los primeros encuentros de la conciliación obligatoria, se resolvió iniciar un paro por tiempo indeterminado.

Según el sindicato del sector, las fraccionadoras de gas licuado intentarán aprovechar el paro para conseguir más subsidios del gobierno nacional o para aumentar el precio de la garrafa para el consumidor con la excusa de tener que hacer frente al aumento salarial.

La Federación Argentina Sindical del Petróleo y Gas - región nordeste sostiene que el argumento no tiene validez, ya que las empresas tuvieron en los últimos meses un récord de producción, que han otorgado un importante margen de ganancias.

Comentá la nota