El paro también afectó a plazas y calles

Unas se limpiaron y otras no; hay basura acumulada. El municipio pidió la ilegalidad de la medida.
El paro del Sindicato Unión Obreros y Empleados Municipales (SUOEM) no afecta solamente a la recolección de residuos domiciliarios. Calles y plazas de la ciudad amanecieron llenas de hojas y basura y las cuadrillas de emergencia que armó el municipio no fueron suficientes para limpiarlas. Mientras el conflicto sigue y hoy entra en su cuarto día consecutivo, la gestión del intendente Marcelo Lima pidió en la Subsecretaría de Trabajo que la medida sea declarada ilegal por no ser comunicada a tiempo y que el gremio sea intimado a normalizar la situación.

Los efectos del paro se notan cada vez más en el departamento. El lunes y el martes afectó principalmente la recolección de residuos y ayer ya se sintió con fuerza en la limpieza de calles y plazas. Para colmo, la lluvia que cayó en el martes y el viento de ayer no ayudaron.

Los pasantes y los contratados que fueron afectados de urgencia a la tarea de limpiar la ciudad alcanzaron a remover la basura de algunas acequias en el centro para evitar desbordes de agua, pero todo quedó sobre el cordón o al costado de las calle. En las plazas se vieron hojas, la falta de trabajo se notó a simple vista y como si fuera poco, el ritmo en la recolección es menor y los vecinos de muchas zonas se tuvieron que conformar con que el camión pase día por medio, en el mejor de los casos (Ver fotos).

Mientras en el líder del SUOEM, Pascual Manchinelles, insistió ayer en que "estamos trabajando y no de paro"; el secretario de Gobierno del municipio, Ricardo Pintos, aseguró que "hemos certificado que no están trabajando y aunque ellos lo llamen retención de servicio, para nosotros es una medida de fuerza que afecta al vecino".

El lunes y el martes, vecinos de distintos barrios se quejaron y confirmaron que la recolección de residuos se demoró más de la cuenta o que directamente el camión no pasó. Ayer, a diferencia de lo que pasa en un día sin medidas de fuerza, casi que no hubo empleados municipales trabajando en el centro de la ciudad.

Todo responde a un reclamo salarial que viene desde 2009. El SUOEM exige que se implemente la escala salarial del Convenio Colectivo de Trabajo, que establece que los sueldos deben estar atados al del intendente o al Mínimo Vital y Móvil. Al municipio le representa 1,7 millones de pesos más por mes y 40 millones de pesos al año y dice que no lo puede pagar. Como alternativa, aseguraron que están estudiando una mejora moderada de haberes, pero que el gremio respondió con un nuevo paro.

Pintos estuvo reunido toda la mañana con el cuerpo jurídico de Capital, analizando los pasos a seguir. Finalmente, al mediodía llegó a la Subsecretaría de Trabajo y presentó un escrito. En el documento, el municipio asegura que los servicios no se están prestando como corresponde, que se debe al paro y que fue una cuestión sorpresiva, porque el gremio nunca comunicó oficialmente el plan de lucha. Y como la ley exige que una medida de fuerza se debe informar con, al menos, tres días de anticipación, las autoridades capitalinas pidieron que se declare ilegal.

Se espera que el caso Capital sea revisado hoy. Si el organismo hace lugar al planteo, en la práctica, los trabajadores nucleados en el SUOEM deberían volver a sus puestos de trabajo, porque se quedarían sin sustento legal para seguir con el paro o el quite de colaboración. Y si el gremio no lo acata, podría ser sancionado a pagar una multa.

Siempre bajo la misma hipótesis, fuentes calificadas dijeron que la Subsecretaría de Trabajo podría llamar a conciliación obligatoria. Esto es, que las partes se sienten a negociar una salida al conflicto. Y mientras duren las conversaciones, el SUOEM no podría volver a las medidas de fuerza.

Comentá la nota