El paro se sintió fuerte en las aulas

El paro de la CTA se hizo notar ayer en las escuelas pampeanas con un nivel de adhesión masivo. En el resto de los gremios el acatamiento fue mínimo y focalizado, como ocurrió en el hospital santarroseño.
Poco después de las 10.30 partió desde la Plaza San Martín una columna de cuatro cuadras encabezada por los dirigentes de los sindicatos adheridos a la CTA. Identificados con pancartas, se hicieron notar las delegaciones de ATE-La Pampa, Utelpa, Luz y Fuerza-La Pampa, y del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales.

La marcha terminó en la explanada de la Casa de Gobierno, donde se sumaron representantes de los Judiciales, Viales, UPCN, Canal 3, ISS, Contaduría y Rentas. En total, un millar de manifestantes dieron marco a la protesta que fue monopolizada por los docentes provinciales.

"Nuevamente hoy nos encontramos reunidos en la lucha, una lucha que es permanente y que nace con el surgimiento mismo de la clase trabajadora, una lucha que también es de aquellos que no tienen un puesto de trabajo y los que teniéndolo recibimos un salario a fin de mes, que desde hace décadas viene decayendo en la Argentina en términos reales", fue la primera proclama de la locutora del acto.

Las alocuciones a cargo de los gremialistas estuvieron dirigidas al gobernador Oscar Mario Jorge, a quien le pidieron dejara de comportarse como un "autista" y accediera a un diálogo serio con los sectores laborales del estado provincial.

El mandatario pampeano no se encontraba a esa hora en su despacho, estaba muy lejos de allí, en la ciudad de Buenos Aires cerrando las instancias administrativas por los más de 600 millones de pesos que La Pampa recibirá de la Nación para la realización de obras de infraestructura.

La rápida sanción de la nueva Ley de Educación, la eliminación de los 95 puntos requeridos para la jubilación de los maestros y una actualización salarial acorde a la canasta familiar fueron los principales reclamos de los trabajadores.

Las críticas también estuvieron dirigidas a los legisladores provinciales. En el acto pudieron verse tres de ellos, los radicales Josefina Díaz y Carlos Bruno, y la frentista Claudia Giorgis.

"La Ley Federal de Educación, impuesta en los 90 por decisión política de Marín y Tanos se expresó fragmentando el sistema educativo, fracturó la organización educativa, deterioró el enseñar y el aprender y, fundamentalmente, produjo la expulsión educativa de muchos niños y jóvenes de la provincia", fue otro de los cuestionamientos esgrimidos por los gremialistas de Utelpa.

"Sin temor a equivocarnos, decimos hoy que queda sepultada en la provincia de La Pampa la Ley Federal de Educación.

Diferentes dirigentes de los gremios enrolados en la Intersindical también reclamaron paritarias para los estatales, una apertura al diálogo de las autoridades provinciales y repudiaron las amenazas de descuento a los que adhirieron al paro convocado por la CTA.

Comentá la nota